•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La selección nacional de futbol de Nicaragua logró su primer objetivo: vencer a San Vicente y las Granadinas en su primer encuentro del clasificatorio a la Liga de Naciones de la Concacaf. Los pinoleros conquistaron un triunfo contundente de 0-2, marcador que pudo ser más amplio de no haber sido por factores como “el desgaste por el viaje y el clima”, los cuales menguaron el accionar de los seleccionados nicas, según manifestó el director técnico Henry Duarte, horas después de terminado el encuentro.

“Hicimos el viaje a San Vicente y las Granadinas prácticamente 72 horas antes del partido, pasamos más de 10 horas esperando en Panamá, donde hicimos escala, y después viajamos a Trinidad y Tobago, donde estuvimos otras 12 horas en el aeropuerto”, contó el timonel, agregando que “el clima también nos afectó bastante, pues había mucho calor y también mucha humedad en el ambiente. Yo sé que muchos de los jugadores de la selección están acostumbrados a jugar a altas temperaturas, como las que tiene Nicaragua, pero la humedad también afecta y creo que aquí (San Vicente y las Granadinas) nos pasó factura”.

Todos estos factores se conjugaron para que los caribeños pusieran en aprietos al combinado nacional en gran parte del segundo tiempo y según Duarte, de no haber sido por el desgaste y el clima, la selección nacional hubiese anotado más goles. “En el segundo tiempo, los de San Vicente nos apretaron más, aprovecharon que la selección estaba desgastada y por eso se vio que tuvieron varias oportunidades. De no haber sido por el desgaste que los muchachos sufrieron, el marcador hubiera sido más abultado”, confesó.

Funcionó la estrategia

Pese a estos inconvenientes, la selección logró obtener un buen resultado, sacándole provecho al ataque por las bandas, una estrategia planificada. En la conferencia de prensa posterior al encuentro, el seleccionador nacional aseguró que orientó a pupilos que probaran jugar mucho por las bandas, esto por el mal estado de la parte media de la cancha. Fue como resultado de esta observación que Nicaragua consiguió sus dos goles. 

El primer tanto, marcado por Henry Niño, se produjo tras un tiro libre que a su vez se originó en una jugada por la banda izquierda; el segundo tanto, marcado por Juan Barrera, ocurrió gracias a un centro enviado por Josué Quijano desde el costado derecho. 

Según Duarte, la estrategia funcionó gracias a que Nicaragua tiene atacantes bastante veloces que juegan bien por las bandas (Chavarría, Campers Pérez, Barrera) y aseguró que podría considerar volver utilizar dicha estrategia para los siguientes partidos.

Finalmente, el entrenador de la Azul y Blanco instó a los fanáticos a tener confianza en la selección nacional de futbol y dijo que “deben estar tranquilos porque el objetivo principal es llegar a la Copa Oro y vamos a estar en la Copa Oro. No me gusta hablar de ciertos temas, pero pese a todos los problemas que se han dado en el país y que mantuvieron a los jugadores con cuatro meses de inactividad, esta selección está respondiendo y vamos a seguir luchando por clasificarnos a la Copa Oro”.