•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos de los equipos con mayor tradición en el beisbol nacional y desde siempre candidatos al título, se verán las caras hoy en el estadio Glorias Costeñas, en Bluefields, en una doble jornada de vida o muerte. Los Leones de León, finalistas de la edición anterior del Germán Pomares y la Costa Caribe, un equipo de efectivo picheo y bateo solvente, se medirán en una lucha que ofrece como recompensa al ganador el último boleto disponible a la etapa de semifinales, instancia en la que el vencedor de hoy tendrá que medirse a los Dantos, nada más y nada menos que el equipo más completo de la competencia.

A las 9:30 de la mañana se pondrá en marcha el primer duelo, el cual se reanudará desde el cierre del segundo episodio, sin outs ni carreras en la pizarra. Este desafío se extenderá hasta completarse siete episodios y luego se llevará a cabo el segundo encuentro, mismo que se jugará a nueve entradas. 

En contexto

La Costa llega a esta jornada crucial con balance de nueve victorias y siete derrotas, un juego por encima de los Leones, cuyo récord es de ocho triunfos y ocho descalabros. Esto deja claro que los costeños necesitan al menos una victoria para unirse a los Indios del Bóer como los clasificados a semifinales por el grupo B, mientras que los felinos deben ganar los dos encuentros si quieren mantenerse con vida en esta edición del Pomares.  De tal forma que los caribeños salen como favoritos para meterse entre los cuatro mejores del torneo. 

El antecedente más reciente entre estos dos equipos ocurrió en la primera serie de la segunda vuelta y fue la Costa Caribe la que sacó la mejor parte, pues tras perder el primer juego 1-0, se impuso con idéntico marcador de 4-2 en los dos siguientes desafíos. Sin embargo, el domingo 2 de septiembre, en el primer juego de la serie que se completará con la doble jornada de hoy, los leoneses se impusieron por blanqueada de 4-0. Pese a esto, se ve muy complicado que los occidentales les ganen dos juegos consecutivos a los costeños. 

Envuelto en esta situación de vida o muerte, León debe estar lamentando esa derrota sufrida ante Madriz en el primer juego de la doble jornada del pasado domingo, pues de no haber caído y haber completado la barrida ante los Cañoneros, hubiera llegado empatado con la Costa y no estaría cargando con la pena de estar a una sola derrota de ser eliminado. Ahora tendrá que jugar perfecto ante un rival que tiene los argumentos suficientes para dejarlo fuera tras el primer duelo de esta mañana.