•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Leonardo Crawford subió al montículo la noche del martes empeñado en guiar hacia la victoria a  los Quakes de Rancho Cucamonga ante los Rawhide de Visalia, equipo sucursal Clase A Avanzada de Arizona, en el primer juego por el campeonato de la Liga de California. Sin embargo, pese a su apertura de calidad, salió sin decisión. 

El joven de Puerto Cabezas lanzó 5 entradas, en las que le anotaron tres carreras, le conectaron siete imparables -entre ellos un jonrón-, le negociaron dos bases por bolas  y ponchó a tres contrincantes. Cuando abandonó el montículo el juego estaba empatado a tres anotaciones, por lo cual no ganó ni perdió, sin embargo, su destacada labor, de inicio titubeante y de cierre fuerte, le permitió aportar un granito de arena en la victoria de su novena con marcador final de 5-4. 

Después del partido, el segunda base Jared Welker dijo que “estábamos positivos, sabíamos que nuestro abridor Leo Crawford es fuerte y que nos iba a dar una apertura de calidad, y así fue”. 

Las acciones

Crawford se mostró imponente en el primer episodio al retirar a los tres bateadores que enfrentó, pero en la siguiente entrada, vivió un calvario, pues le anotaron tres carreras.  Daulton Varsho lo sacudió con un cuadrangular, y acto seguido, Pavin Smith conectó sencillo para luego anotar por un doble de Ramón Hernández, quien luego llegó al home remolcado por un cañonazo de  Anfernie Grier.

Smith y Varsho son los prospectos número 4 y 5, respectivamente, en el sistema de Ligas Menores de Arizona.

Después del sombrío segundo inning, Crawford mejoró y en los siguientes tres capítulos no permitió carreras. Los Quakes remontaron con tres anotaciones en el quinto, una en el sexto y otra en el noveno, materializando así el importante triunfo.