•   Las Vegas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román “Chocolatito” González está de regreso. Su triunfo contundente convenció al público y disipó las dudas que se tenía respecto a su mentalidad después la derrota durísima contra Srisaket Sor Rungvisai hace un año en Carson, California. No obstante, lo más importante es que la victoria le da confianza a él mismo y revitaliza nuevamente sus bonos para continuar peleando en los escenarios más espectaculares.

González no ocultó su felicidad tras noquea de forma contundente a Moisés Fuentes en cinco asaltos. En unas declaraciones breves, el tetracampeón mundial dijo que “estoy contento por estar de regreso en una cartelera como la de Golovkin-Canelo. No puedo esperar porque estoy un paso más cerca de convertirme en campeón mundial”. El “Chocolatito” contó lo que le dijo a Fuentes después de verlo tendido en la lona. “Cuando llegó al piso, me puse muy preocupado y entré en pánico, y cuando recuperó la conciencia, oré por él y le dije que espero que Dios lo bendiga, a su familia y a su carrera. Le pedí que me perdone, porque este es el trabajo que elegimos y que no quise lastimarlo”. 

“Quiero seguir con "Chocolatito’” 

También habló Marcos Caballero, quien debutó como entrenador del “Chocolatito”. Su continuidad en la esquina está en veremos. Tiene que reunirse con Carlos Blandón, apoderado de González y posteriormente se tomará la decisión final. La lógica indica que Caballero seguirá trabajando con Román y los campamentos se realizarán en Coachella, California. “Se comenzó lento en el combate, pero conforme pasaban los asaltos le decía al Chocolate que ese muchacho venía a sobrevivir. Fuentes comenzaba bien y terminaba mal. En el último round le dije que Fuentes estaba terminado, que disfrutara del momento, que sacara el ‘Chocolate’ viejo. Practicamos mucho el volado de derecha en el campamento y eso fue clave”, dijo Caballero.

“Es un momento grande para mí, siento un gran felicidad y satisfacción por el triunfo, veremos qué pasa en esta semana, tengo que platicar con el equipo de trabajo de Román. Tengo las cualidades para estar con los grandes, esta oportunidad fue buena, el equipo de Chocolatito creyó en mí y allí están los resultados. Quiero seguir entrenando a Román, depende de ellos, lo que trabajamos funcionó”, agregó. 

Caballero indirectamente expresó su deseo de que Román haga un combate más de preparación antes de ir por un pleito titular. “Hay cosas que se deben mejorar, aspectos que cambiar. Entre más despacio vaya Román, más lejos llegará. Chocolatito tiene para dar muchas sorpresa, hay que disfrutarlo día por día, espero que el equipo tome una buena decisión y regresemos pronto al gimnasio”, indicó. Sobre porqué González subió en 130.2 libras al momento del combate, Caballero señaló “estaba por debajo de las 130 libras, pero tomó agua, comió antes de venir al ring. Eso es normal”.