•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“La Mona Lisa” de Leonardo, “David” de Miguel Ángel y el “Pensador” de Rodin han sido apropiadamente restaurados, algo que no es fácil. No es lo mismo trabajar sobre el lienzo o moldeando el mármol, que reconstruirse entre las cuerdas, con un rival enfrente.

 Marco Barrera: “‘Chocolatito’ debe hacer un combate más”

El cuatro veces campeón mundial en diferentes categorías, Román “Chocolatito” González está tratando de lograr eso después de su estrujante y hasta hoy inexplicable derrota ante el brioso tailandés Srisaket Sor Rungvisai.

Nunca pensé que de seguir en el boxeo, como se suponía, dejaría pasar tanto tiempo como lo es un año, para regresar a las brasas. El púgil que pareció ser tragado por las ruinas de Pompeya, dio el primer paso hacia su reconstrucción guanteando plácidamente a este Moisés Fuentes, ahora derrotado en cuatro de sus últimas cinco peleas, un currículo reciente nada recomendable. 

Que bien se vio

Previamente a este combate, el rival más peligroso del propio “Chocolate” fue considerado él mismo, por los estragos emocionales provocados por su extraña actitud frente a Rungvisai, acompañado de un temor por el atrevimiento que siempre lo ha caracterizado para ser agresor con pocas pausas.

Lo esencial sería recuperar la confianza. Recuerdo borrosamente en mi memoria tan carcomida, una película con Tony Curtis, creo que titulada “Trapecio”, en la que después de fallar un salto triple mortal, fracturado, pero con vida, dice que quizás pueda recuperar su movilidad, pero… ¿y la confianza? Moisés Fuentes fue útil para eso. Más interesado en sobrevivir con el menor daño posible, el azteca no llegó a pelear, lo cual le facilitó a Román manejar el ritmo de la pelea con tranquilidad, haciendo prevalecer la combinación de destreza y poder.

Otro tipo de examen

Eso sí, cuidado con precipitarse. Pienso que el pinolero necesita por lo menos un par de peleas más, para ser sometido a una precisa evaluación sobre la pretensión de volver a ser campeón mundial, por lo visto y escuchado, en las 115 libras.

 Nicas protestan contra “Chocolatito” en Las Vegas

Por favor, no buscar otro como Fuentes, porque no se va a ningún lado. Ese tipo de suave examen, ya está superado. Ahora Román necesita ver venir golpes hacia él, sentir presión, tener que moverse hacia atrás y los costados, soltarse más entre ciertos riesgos.

Esa es tarea de sus manejadores, que también deberán determinar quien será el jefe en el campamento, y responsable de su estrategia. Todos los grandes peleadores lo han tenido. Deben estar claros que se trata de otra etapa de “Chocolate”, más difícil por el nivel de los adversarios en 115 y en 118, incluyendo varios temibles.

Apurarse con calma

Antes de lo ocurrido con Rungvisai, no se veían sombras alrededor de Román. Hoy es distinto, y es necesario pisar firme y consciente de lo que se puede hacer. Fuentes solo fue útil para retomar contacto con el ring, sentir el calor de las lámparas, escuchar al público, moverse, disparar, volver a decidir ir a fondo.

 Garth decide Juego de Estrellas

Es como jugar frontón contra una pared. Golpear la pelota de diferentes maneras, seguirla después de los rebotes, saber que va a picar corto y adelantarte. Fuentes, fue esa pared de frontón que se necesita para dar el primer paso en una reconstrucción.

Eso ya pasó y no hay que perder tiempo, advirtiendo que el apuro tiene que hacerse con calma. Y es que la discusión sobre su progreso en esta segunda etapa, debe estar más allá de discutir bolsas, si lo que se busca es regresar a la cima de la montaña, con la vitalidad de la juventud expuesta a desvanecerse.