•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En un Juego de Estrellas atípico, recortado a siete episodios por la falta de pelotas, las cuales fueron usadas en exceso en el Derby de Jonrones, el equipo del grupo A, integrado por los mejores artilleros de los Dantos, los Toros de Chontales, Rivas y Zelaya Central, se impuso con pizarra de 6-5 a la novena del sector B, conformada por los más destacados jugadores de los Indios del Bóer, la Costa Caribe, León y los Cañoneros de Madriz.

El duelo se definió en el cierre del séptimo episodio, cuando Ronald Garth, mostrándose como un bateador oportuno y de grandes momentos, conectó un sencillo que remolcó desde la segunda base a Jilton Calderón, dejando en el terreno a sus rivales, que peligrosamente habían empatado el partido en la apertura de este mismo inning. 

El grupo B fue el primero en ponerse al frente del marcador y lo hizo en el segundo episodio ante los envíos del zurdo Elvin García, quien había entrado en relevo de Jorge Bucardo, autor del primer cero. Elvin le dio base por bolas a Javier Robles y acto seguido fue sacudido por sencillo de Marvin Martínez y doble de Janior Montes, quien puso el 1-0 en la pizarra. Luego, un error en tiro del parador en corto Benjamín Alegría propició dos carreras más y un sencillo remolcador del encendido Norlando Valle puso el duelo 4-0. 

Brava reacción

Una entradas más tarde, Fidencio Flores flaqueó y el grupo A se acercó amenazante. El tirador leonés fue víctima de un sencillo de Luis Montealto y un doble de Darrel Campbell, batazos con los que el marcador pasó a 4-1.

Posteriormente, el mismo Fidencio, le dio base por bolas a Ofilio Castro y admitió el sencillo de Iván Hernández que produjo la segunda anotación del sector A. En la cuarta entrada, apareció en la loma de los infartos el derecho Róger Marín y no le fue nada bien, pues, después de permitir que las bases se llenaran por hit de Juan Blandón, pasaporte a Renato Morales y sencillo de Ofilio, Luis Montealto estableció el 4-3 con un elevado de sacrificio, Benjamín Alegría, reponiéndose de su error, empató la batalla con un cañonazo y el siempre oportuno Campbell, le dio vuelta a la pizarra con otro indiscutible. 

Desenlace con drama

El duelo permaneció así hasta la parte alta del séptimo episodio, cuando el grupo B despertó y empató las acciones 5-5. No obstante, conscientes de la posibilidad de ganar dejando a sus rivales tendidos en el terreno, los artilleros de los equipos agrupados en el sector A le sacaron el máximo provecho a esa oportunidad y Ronald Garth, con un sencillo al bosque izquierdo ante los lanzamientos de Horace Rigby, remolcó desde la intermedia a Jilton Calderón para desempatar el encuentro y darle a su equipo un triunfo merecido. 

Rigby cargó con la derrota y José David Rugama se apuntó la victoria. Por su parte, Darrel Campbell se quedó con el premio de jugador más valioso, gracias a una accionar ofensivo que incluyó tres imparables (un doble) en cuatro turnos, una carrera anotada y dos impulsadas.