• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Everth Cabrera que se ubicó en el cuarto puesto de los mejores bateadores en la temporada regular de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) con un promedio ofensivo de .385, ha bajado su ritmo ofensivo en la postemporada y tras cinco partidos disputados presenta un average de 200 puntos, aportando poco a los Leones de Yucatán que están abajo en la serie de playoffs 3-2 ante los Guerreros de Oaxaca. Cabrera y su equipo vuelven hoy a la acción en busca de forjar un séptimo y decisivo duelo, o de lo contrario deberán despedirse de la competición.

Cabrera conectó un imparable en cuatro turnos en el primer duelo de la serie, en el que su equipo perdió 4-1. Luego, en el segundo desafío, mismo en el que Yucatán cayó 6-3, el nica se fue en blanco y se ponchó tres veces en tres turnos oficiales.

En el tercer encuentro, ganado por su novena con pizarra de 3-1, el ex jugador de Grandes Ligas pegó un cañonazo en cuatro visitas legales al cajón de bateo. Posteriormente, en el cuarto enfrentamiento, en el que sus Leones se impusieron por paliza de 10-5, Everth despertó y en cinco viajes al plato pegó dos hits y anotó una carrera. El domingo pasado, en la derrota de su equipo con marcador de 5-1, el otrora pelotero de los Padres de San Diego se fue en blanco en cuatro turnos.

Sus números

En total, Cabrera ha conectado cuatro imparables en 20 visitas al home, forjando un pobre promedio ofensivo de 200 puntos. En cinco juegos de postemporada, Everth tiene dos carreras anotadas y aún no suma remolques, a la vez que registra una base por bolas negociada y se poncha en ocho ocasiones.

En la temporada regular, en la que incluso se mantuvo como líder de los bateadores por un tiempo considerable, Cabrera forjó un average de .385, resultado de haber conectado 85 hits en 221 turnos al bate. Tan bien estuvo a la ofensiva que terminó la ronda regular, como colíder en carreras anotadas con 48 y tercero en imparables conectados. Esta versión de Cabrera es la que los Leones de Yucatán necesitan para el duelo de hoy, tan crucial para seguir soñando con el título.