•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es difícil golpear la pelota como lo hace Christian Yelich, pelotero de los Cerveceros de Milwaukee que antes de la jornada de ayer bateaba para .318 puntos, producto de 170 imparables en 535 visitas al home plate.

Hasta antes de los partidos de ayer, su gran accionar ofensivo le permitía ser el líder de bateo de la Liga Nacional, quinto en cuadrangulares (31), sexto en remolques (93) y tercero en carreras anotadas (103) y primero en WAR ofensivo (5.8).

Estas fuertes cifras en todos los departamentos ofensivos lo han posicionado como un fuerte candidato al premio de Jugador Más Valioso del viejo circuito.

El lunes por la noche, Christian Yelich escribió su nombre con letras de oro en los anales de la historia de las Grandes Ligas al convertirse, ante el picheo de los Rojos de Cincinnati, en el primer pelotero en batear el ciclo (sencillo, doble, triple, jonrón) por segunda vez en una temporada jugando con la misma franquicia y contra el mismo equipo rival. El primer ciclo de Yelich en el año fue el 29 de agosto.

Según Baseball Reference, Christian Yelich unió su nombre en la misma oración con Aaron Hill(2012), Babe Herman (1931), Tip O’Neill(1887) y John Really (1883), como los únicos jugadores en todos los tiempos, en batear el ciclo dos veces en una temporada.  A su vez, Yelich es uno de 25 peloteros desde 1908, que batea el ciclo más de una vez en su carrera.

El jardinero de 1.90 cm y 195 libras se ha convertido en la estrella que guía a los Cerveceros de Milwaukee hacia la postemporada. La novena tenía antes de ayer un balance de 86-65, liderando el Comodín y tres juegos atrás del primer lugar de la División Central, gobernada por los Cachorros de Chicago desde 2016.

Como llegó a los Cerveceros

El 25 de enero del corriente año, los Cerveceros adquirieron a Cristian Yelich de los Marlins de Miami a cambio de Lewis Brison, Isaac Díaz, Monte Harrison y Yordan Yamamoto. Con esta transacción, Milwaukee demostró al resto de organizaciones que no hay que enamorarse mucho de los prospectos por muy prestigiosos que sean.