•  |
  •  |
  • END

No es un boxeador frontal ni de grandes combinaciones como Yutaka Niida, pero el ex campeón mundial mínimo Katsunari Takayama será un rival de peligro para el monarca de la AMB, Román “Chocolatito” González, por la facilidad con que se mueve en el ring mientras descarga insistentes jabs desde distintos ángulos.

Román y su grupo de trabajo están conscientes de que el combate ofrecerá un mayor grado de dificultad o distinto de los tenidos con anteriores rivales, la mayoría dispuestos a fajarse en cualquier terreno con el nica.

Katsunari es un púgil escurridizo, que peleando de reversa utiliza un doble y hasta triple jab para frenar el ataque de sus contrincantes. Tiene un buen volado de izquierda que combina con golpes rectos y ocasionalmente con un gancho izquierdo en corto.

El japonés se mueve con admirable facilidad por los laterales, pudiendo circular a su oponente, pero como todo buen estilista no tiene en la pegada su mejor virtud.

“Se trata de un boxeador muy rápido, ágil, según miré la pelea que hizo con Yutaka Niida (en 2007). Será un combate muy difícil aunque no es alguien sólido. Creo que el que llegue con la mejor preparación ése va a ganar la pelea”, dijo Román en conferencia de prensa que ofreció ayer junto a sus apoderados de Prodesa.

Precisamente por esa razón “Chocolatito” ya comenzó los entrenamientos con
más intensidad.

“Estuve entrenando por las noches por los problemas personales que se me presentaron pero eso ya quedó en el pasado y ahora voy a concentrarme en la pelea. Pondré todo mi esfuerzo, ya comenzarán las sesiones de entrenamientos con 15 asaltos de cinco minutos por los diferentes aparatos y además voy a tener un nutricionista para tener más control de mi comida”, agregó “Chocolatito”.

El campeón de la AMB se reconcentrará desde la próxima semana para cumplir unas cuatro semanas de entrenamiento en Nicaragua antes de irse a Japón. Para ese entonces ya habrá hecho sparring con el mexicano Javier “Maravilla” Murillo, un rival en común con Takayama, también con el hijo de Ricardo “Finito” López, Alonso López.

La ventaja de Román es su enorme calidad de boxeo, poder con las dos manos, que lo reflejan sus 20 nocauts en 23 victorias y su descarga letal que provocan los ganchos, sobre todo de izquierda, que debe ser una arma para restarle movilidad a Katsunari.

“Hay que golpearlo abajo para quitarle movilidad y tirar muchos golpes rectos, especialmente la recta a la cabeza, como la que fue utilizada contra Niida. Hay que presionarlo. Nunca se ha enfrentado a un peleador con el golpeo de Román”, comentó Silvio Conrado Jr., apoderado de González.