•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si antes de realizarse el primer partido, los Indios del Bóer gozaban de ser considerados favoritos, ahora que ya dieron el primer golpe y de forma contundente, no hay duda de que tienen todo para meterse a la final.

Sin embargo, los chontaleños, pese a tener el ánimo golpeado tras ver caer a su “as” Erasmo Reyes, buscarán esta noche, de la mano del refuerzo Fidencio Flores y con el respaldo de su fieles aficionados, darle un giro a su complicada realidad. Sabe Omar Cisneros que perder hoy abriría las puertas del abismo y que levantarse de un 2-0 adverso, con sus dos mejores brazos ya utilizados, sería muy difícil ante un Bóer de ataque feroz, por lo tanto, ganar hoy se considera trascendental.

La esperanza de empatar la serie tras haber perdido el primer duelo 8-2 en Managua, recae sobre el brazo derecho de Fidencio Flores, el experimentado lanzador leonés que durante la ronda regular participó en quince juegos como abridor, coleccionando a lo largo de ese recorrido un total de siete victorias y cinco derrotas.

Fidencio no fue el mejor en efectividad este año, pero su promedio de carreras limpias permitidas de 1.68 es prueba irrefutable de su dominio desde el montículo. A esto súmenle que sí fue el líder en ponches propinados con 79 en 91.1 episodios lanzados, mismo trayecto en el que admitió solo 17 carreras limpias. Además de estos números, a Fidencio lo avala su reconocida experiencia hasta con la selección nacional. 

Una de cal y otra de arena

El asunto está en si Fidencio Flores podrá contra el ímpetu ofensivo del Bóer, un equipo que en el primer juego lanzó una seria advertencia de lo que pretende y de lo que es capaz. En la segunda vuelta, Fidencio enfrentó a los Indios el sábado 11 de agosto y aunque salió sin decisión, su apertura fue de calidad, pues en seis episodios completos permitió tres hits, admitió solo una carrera limpia y ponchó a cuatro bateadores.

Sin embargo, en un segundo encuentro, 15 días después, el pistolero leonés sufrió el poderío ofensivo del Bóer, y en cuatro innings consintió nueve hits y cuatro anotaciones, tres de ellas limpias. En esa ocasión cargó con la derrota. En Chontales esperan que muestre su mejor versión y lidere el triunfo que empate la serie, tarea que no es fácil, pero cuya exigencia puede agigantar a Flores.

Bateo debe responder

Otro aspecto que los Toros deben tomar en cuenta para que la serie no se le complique más, es el bateo, pues aunque Fidencio haga un gran trabajo, si la ofensiva no lo respalda, las posibilidades de triunfo se reducirán dramáticamente.

Urge que la ofensiva chontaleña despierte y batee por encima del nivel que ha exhibido a lo largo de la temporada. En el primer partido, los Toros solo pudieron hacer dos carreras y una de ellas fue un jonrón en el último inning. Obviamente se necesita más que eso para vencer al Bóer.