• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Real Madrid, atravesando por su mayor sufrimiento en el arranque de la Liga, necesitó de la revisión proporcionada por el VAR, para legitimar el gol de Asensio en el minuto 40, y poder superar a este español en pie de guerra, despojado de inhibiciones, lo suficientemente atrevido, que estuvo a punto de equilibrar con el remate bombeado de Borja Iglesias, que vencido Curtois, ese coloso como el de Rodas, fue devuelto milagrosamente por el larguero, ante las miradas desesperadas de todos los madridistas. En este quinto juego de la liga española, el Madrid que utilizó algunas variantes en su formación, careció de la intensidad y brillo vistos frente al Roma en la Champions. Prescindir de Kroos, Marcelo, Carvajal y Bale, provocó afectación, sobre todo, en la capacidad de llegada. El español aprovechó para conseguir espacios, pese a ser reducido al 35 por ciento de posesión de balón.

Superando lo difícil

La presencia de Isco, Modric y Casemiro, parecía asegurar un medio campo ágil y facilitador de pelotas para los hombres de la línea de fuego Benzema y Asensio, pero las dificultades se multiplicaron. Una vez más el ¿qué hacer con el balón? se convirtió en una ecuación de álgebra superior para el Real Madrid. Aunque exhibió un gran taconazo, Ceballos no fue el clarificador esperado, y fue necesario en el minuto 40, una aparición de Asensio por la izquierda para lograr ese remate de derecha junto al poste de Diego López, para quebrar el cero y proporcionarle al Real Madrid una ventaja, a la cual se aferró zigzagueando entre los problemas que se presentaban, hasta terminar mirando angustiosamente el reloj para abrazar la necesaria victoria. La discutida posición de Asensio, obligó a la revisión por el VAR fabricando un gran suspenso, hasta que se confirmó la validez del gol. Un partido difícil, pero finalmente ganando. De eso se trata cuando se busca un título.

El Atlético se impone

Por cumplir 23 años, el francés Thomas Lemar, reciente adquisición del Atlético de Madrid, se convirtió en la figura cumbre de un partido que el equipo de Simeone logró ganar por 2-0 con un autogol de Soria a los 13 minutos, y el concretado por Lemar a los 59, redondeando una actuación de mayúscula incidencia, compensando la pérdida de brillo de atacantes tan importantes como Diego Costa y Antoine Griezmann, muy por debajo de su nivel de rendimiento. En busca de un encarrilamiento, el Atlético multiplicó esfuerzos y consiguió su segunda victoria en cinco juegos, agregando dos empates y sufriendo una derrota. Uno de los problemas que preocupa a Simeone, es que el funcionamiento de su habitualmente enérgica y efectiva defensa, se ha debilitado, exigiendo mayor aporte del arquero Oblak. Con 8 puntos, el Atlético se encuentra a 5 del Real y 4 del Barsa, quien tiene un juego menos, a realizarse hoy con el Girona.