• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En su tercera temporada, como tirador de Grandes Ligas, primera con recorrido completo, el zurdo de 25 años Blake Snell, lanzando para los Rays de Tampa, puede estar sintiendo que acaricia el premio Cy Young del 2018.

Ayer frente a Toronto, le dio forma a su novena victoria en aperturas consecutivas, sin duda un alarde, registrando su número 21 por solo cinco reveses, y un fabuloso promedio de 1.90 en carreras limpias, solo detrás del “as” de los Mets, Jacob DeGrom.

Hasta hoy único ganador de 20, en espera de Corey Kluber de los Indios, no vemos como quitarle la máxima distinción del picheo a Snell, quien no pierde desde el 12 de julio, antes de entrar un rato a la lista de inhabilitados, lo que le impidió mayores cifras.

El domingo, venciendo a Toronto, Snell trabajó seis entradas y dos tercios ponchando a 11, superando la marca de 20 triunfos para un escopetero de los Rays, en poder de otro zurdo, David Price.

Davis pelea más valioso

Otro gran impacto en el fin de semana fue ver a Khris Davis, el artillero de Oakland, disparar sus jonrones 44 y 45, dejando con una posibilidad muy débil al temible J. D. Martínez de los Medias Rojas de Boston, quien todavía permanece en 41, después de haber realizado una explosión de 16 en el septiembre del 2017.

Con este impulso de Davis, más su cercano subliderato en empujadas, y la seguridad de ver a los Atléticos en la batalla entre comodines retando a los Yanquis, su crecimiento como aspirante al reconocimiento como pelotero más valioso de la Liga Americana es obvio frente a Martínez y Mookie Betts, motores de los Medias Rojas de Boston…

La derrota de los Atléticos ayer por 5-1 contra Minnesota, cortando una racha de cuatro triunfos, los aleja 4.5 juegos de los Astros de Houston, que con su picheo restaurado, parecen seguros líderes en el Oeste de la Americana, agregándose a Indios y Medias Rojas.

Las intrigas

En la Liga Nacional están flotando dos intrigas respecto a los ganadores de división, los Cerveceros persiguiendo a los Cachorros en la zona central, con una separación de dos juegos y medio al entrar la campaña a su última semana, y los Dodgers tratando de sostenerse contra viento y marea en el oeste, juego y medio sobre el insistente equipo de Colorado, mientras los Cascabeles de Arizona, se pierden de vista.

Estas luchas le inyectan más dramatismo a las incógnitas que cobijan a los comodines. Considerando que el sublíder del Este, Filadelfia, no dispone de cifras para sobrevivir, toda la atención se va a concentrar en estas dos zonas…

El repunte de los Dodgers, ganando nueve de sus últimos juegos, ha sido de ribetes espectaculares, obligando a los Rockies a tambalearse en la orilla del abismo, porque detrás de Milwaukee, están los Cardenales con mejor balance que Colorado desde un tercer lugar.