Secciones
Multimedia

No hay triple corona

Foto por: ARCHIVO / END

J. D. Martínez entró al mes de septiembre, como potencial aspirante a la triple corona ofensiva.

Descartado. El esfuerzo realizado por J. D. Martínez, el artillero de los Medias Rojas de Boston, está resultando insuficiente para convertirse en el 15 ganador de las tres coronas del bateo en la era moderna y número 16 en la historia. Antes de iniciarse septiembre, Martínez parecía ser capaz de la proeza.

La posibilidad estaba ahí, danzando frente a nuestras narices, pero durante este mes de septiembre, entrando al cierre de temporada, comenzó a desvanecerse, y ahora, el agigantado Julio Daniel Martínez, uno de los dos bateadores que empujaron a los Medias Rojas a más de cien victorias —el otro es Mookie Betts—, podría incluso quedar sin ninguna de las tres coronas que pretendía juntar, para registrar una proeza tan rara, que desde 1967, solo el venezolano Miguel Cabrera en el 2012, la ha conseguido provocando asombro.

Su compañero de equipo Mookie Betts se ve muy difícil de tumbar como líder de bateo con 343 puntos por 329 de Martínez, en tanto en jonrones, los 45 disparados por Khris Davis de los Atléticos, establecen con solo una semana de actividad pendiente, una ventaja de cuatro sobre los 41 de Martínez, quien en el 2017, impactó volándose 16 veces la cerca en el mes de septiembre después de aterrizar en los Cascabeles de Arizona. La única corona, en su poder, es la de impulsadas con 124, pero seriamente amenazado por Davis con 119, muy cerca.

Una larga pausa

Cuenta la leyenda que desde Carl Yaztremski de los Medias Rojas de Boston en 1967, el beisbol no conocía un Triple Corona.

El venezolano Miguel Cabrera, lo consiguió en el 2012, trazando una pausa de 45 años. Cabrera no había nacido cuando Yaztremski repartía palo. A los 29 años, el artillero de los Tigres golpeó las puertas de la historia, y al abrirlas bruscamente, se convirtió en el número 15 de la era moderna y 16 en total, en lograr la proeza, desconocida “en vivo” para las nuevas generaciones de aficionados.

Consideren el grado de dificultad, mientras se percatan que solo Rogers Hornsby, de los Cardenales en la Liga Nacional, y Ted Williams, de los Medias Rojas, en la Americana han repetido como ganadores de la Triple Corona, cada uno dos veces.

Babe Ruth no pudo

Cabrera obligó a gritar ¡Por fin un latino! dejando grabado en nuestros recuerdos, el porcentaje de 330 puntos, los 44 jonrones y las 139 impulsadas, cifras que lo identificaron como el nuevo “Dinosaurio”. Se agregó a Paul Hines del Providence Grays (1878); Tip O´Neill de la Asociación Americana (1887); Hugh Duffy, Bravos de Boston (1894); Nap Lajoie,  Atléticos de Filadelfia (1901); Ty Cobb, Tigres (1909); Rogers Hornsby, Cardenales (1922 y 1925); Chuck Klein, Filis (1933); Jimmie Foxx, Atléticos de Filadelfia (1933); Lou Gehrig, Yanquis (1934); Joe Medwick, Cardenales (1937), último en la Liga Nacional; Ted Williams , Boston (1942 y 1947); Mickey Mantle, Yanquis (1956); Frank Robinson, Orioles (1966); y Carl Yaztremski, Boston (1967)… Raramente, el más grande bateador de todos los tiempos, Babe Ruth, quien falleció en 1948, nunca logró esa proeza. Entre los recuerdos amargos apunten a Ted Williams, que no pudo ser el ‘más valioso’ cuando conquistó cada una de sus dos triples coronas, tanto en 1942 como en 1947, superado por dos yanquis, Joe Gordon y Joe Dimaggio, el primero sin llegar a 20 jonrones y el segundo sin impulsar cien carreras. En contraste, Williams fue ‘más valioso’ en 1946, sin ninguna de las tres coronas, y en 1949 obteniendo dos. Ah, pero eran otros tiempos.