•  |
  •  |
  • AFP

El Barcelona se proclamó hoy campeón de la Copa del Rey de fútbol al golear 4-1 al Athletic de Bilbao en la final del torneo, consiguiendo su primer trofeo del triplete que puede lograr si el fin de semana gana la Liga y en la final de la Champions.

Los azulgrana lograron su 25ª Copa del Rey con goles de Yaya Touré, Lionel Messi, Bojan Krkic y Xavi Hernández, tras un partido muy peleado, en el que el Athletic plantó cara a los catalanes hasta que con un 3-1 prácticamente bajaron los brazos. El Barcelona salió a hacer su juego, a tener el balón y buscar las entradas de Samuel Eto'o y Lionel Messi, pero se encontró con un Athletic bien plantado en el terreno de juego de inicio, que se adelantó en el marcador con un tempranero tanto de Gaizka Toquero al rematar de cabeza un saque de esquina (9).

Los "leones" supieron aprovechar uno de los puntos débiles esta temporada de los azulgrana, que sufren mucho en las jugadas a balón parado, pero tras el gol, empezaron a echarse atrás, esperando en su campo al Barça, que no acababa de encontrar el hueco. El marcaje al hombre de Koikili sobre Lionel Messi, prácticamente anuló al joven delantero internacional argentino, que tuvo muy pocas oportunidades de lucirse, mientras Xavi Hernández, habitual cerebro azulgrana, no veía por dónde repartir el juego ante el muro rojiblanco colocado por el técnico Joaquín Caparrós.

Durante la primera media hora de partido, el Barça, que no pudo contar con Andrés Iniesta y el francés Thierry Henry por lesión, sólo fue capaz de tirar tres veces a puerta, siendo su ocasión más peligrosa un tiro lejano de Samuel Eto'o que detuvo el meta Gorka Iraizoz (26), antes de que llegara el empate de Yaya Touré. El marfileño se fue de tres defensas en una gran jugada antes de soltar un "trayazo" desde la frontal del área que se coló, raso, lamiendo el palo izquierdo de Iraizoz (31).

Tras el gol, el Bilbao intentó adelantar líneas, pero siguió buscando el contraataque y los balones largos a sus delanteros Toquero y Fernando Llorente, frente a un Barça, que con la tranquilidad del empate, empezó a hacerse con el control del balón.

El Athletic de Bilbao no gana desde 1984
Este dominio se evidenció definitivamente en la segunda parte, cuando a los diez minutos de reanudado el partido, Iraizoz despejó un duro disparo de Eto'o, cayendo el balón a los pies de Messi, que sólo tuvo que disparar prácticamente a puerta vacía para hacer el 2-1 (55). El tanto del argentino, máximo goleador de su equipo en Copa con seis tantos, fue un duro golpe para el Athletic, que buscaba su 24ª Copa, un título que no gana desde 1984.

Sin embargo, el Athletic fue borrado del mapa en la segunda parte por un efectivo Barcelona, especialmente tras el tercer tanto logrado por el joven Bojan, al culminar un contraataque con un tiro cruzado desde la izquierda que se coló en la portería tras dar en el palo (58). Poco después llegaría el cuarto tanto del Barça en un saque de falta de Xavi Hernández, dando la puntilla a los vascos, que sólo inquietaron ligeramente la portería azulgrana, defendida este miércoles por José Manuel Pinto, en los últimos minutos del partido cuando el Barcelona pareció relajarse algo, con la tranquilidad del 4-1.

La victoria abre el camino a los azulgrana para conseguir un histórico triplete, que podría continuar el fin de semana con la Liga antes de culminar con la Liga de Campeones, si logra imponerse al Manchester United en la final de Roma el 27 de mayo.