•  |
  •  |
  • AFP

Como es tradicional, numerosos seguidores del Barça se fueron hoy, una vez obtenida la Copa del Rey, a celebrar a la fuente de las Canaletas, en las populares Ramblas de Barcelona para festejar el primero de los tres títulos a los que aspiran. Petardos, fuegos artificiales, bombos, banderas y trompetas convirtieron la Plaza Cataluña en una filial del Camp Nou durante el encuentro, sobre todo a partir del minuto 54 de esta final de la Copa del Rey, cuando el argentino Leo Messi marcó el segundo gol del Barcelona.

La céntrica plaza de Cataluña, provista de una pantalla gigante en la que se transmitió el partido, con platós de televisión montados para continuar durante la noche regodeándose con el primer título, de tres posibles, se fue llenando a medida que pasaban los minutos de la final contra el Athletic de Bilbao. Una vez terminado el partido, estallaron los petardos, sonaron las trompetas y empezaron a lanzarse los fuegos artificiales, ante la mirada atenta de una discreta vigilancia policial.

La mayoría de los presentes corrieron hacia la emblemática fuente de los festejos, mientras algunos matrimonios con hijos se apresuraban a regresar a sus hogares. Turistas e inmigrantes se mezclaron con los culés en los festejos, mientras las Ramblas se iban llenando de gente, que llegaba de todas partes. Coches haciendo sonar los cláxones, con gente asomada en las ventanillas agitando banderas, pasaron por las Ramblas, aunque dado la hora, medianoche, los festejos no fueron tan amplios como cuando el Barça derrotó al Real Madrid, hace dos semanas por 6-2 en el estadio Bernabéu.

Como si fuesen episodios por entrega, todavía falta la celebración, en los mismos escenarios del título de Liga, el domingo, ya que el sábado pasado no pudo ser por el empate a último momento del Villarreal en la fecha 35ª (3-3).