•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

¡Qué lejos estás Joe Dimaggio con tus 56 juegos consecutivos bateando de hit! Seguramente eso fue lo que exclamó un frustrado Ryan Zimmerman después de batear hacia el short en el noveno inning contra el relevista de los Gigantes Patrick Misch, en lo que fue una jugada de escogencia.

Zimmerman, de los Nacionales de Washington, por cumplir 25 años, fue segundo de Hanley Ramírez en una fiera batalla por el título de Novato del Año en la Liga Nacional en 2006, y hace poco, firmó un contrato por cinco temporadas, garantizando 45 millones de dólares.

Su racha de 30 juegos hiteando, lo dejó corto “por un pelo” entre los bateadores de la franquicia. El dominicano Vladimir Guerrero registró racha de 31 cuando el equipo estaba en Montreal en 1999.

Zimmerman fue paralizado por un pitcheo de dos brazos: primero, el zurdo Barry Zito lo obligó a batear para doble play en el primer inning, lo boleó en el tercero después de cuatro faules, logró dominarlo con roletazo al campocorto en el quinto y le otorgó pasaporte intencional en el séptimo; y en su último turno, se desvaneció frente al zurdo Misch en el noveno con ese batazo dentro del cuadro.

De alguna manera, la cifra de 30 ha sido fijada como altamente estimada en rachas de bateo. Ted Williams, quizás el más grande conocedor de la zona de strike, y bateadores de 3000 hits como Roberto Clemente y Rod Carew, nunca estuvieron cerca, lo que certifica su grado de dificultad. Quizás Zimmerman nunca vuelva a estar involucrado en otra racha, pero su nombre ha quedado incluido entre las referencias.

Hasta hoy, lo más próximo a DiMaggio, desde el establecimiento de su increíble marca de 56 juegos repartiendo palo en 1941, es la de 44, lograda por Pete Rose en 1978 con los Rojos de Cincinnati. Antes de DiMaggio, la marca estuvo en poder de Willie Keeler de Baltimore, precisamente con 44, en 1897.

Las otras grandes rachas, son los 42 juegos de Bill Dahlen en 1894; los 41 de George Sisler en 1922, el mismo de los 257 hits en una temporada, marca que fue superada por Ichiro Suzuki; los 40 de Ty Cobb en 1911, quien es el dueño del mejor promedio de bateo de por vida en el repaso de todos los tiempos con .367 puntos; y los 39 de Paul Molitor en la temporada de 1987, cuando aquí todavía creíamos que el amanecer habia dejado de ser una tentación.

Por si les interesa, los Nacionales (11-21), derrotaron por 6-3 a los Gigantes (18-15). El joven pitcher derecho de Curaçao, Shairon Martis, quien brilló en el primer Clásico en el 2006, fue el ganador y ahora presenta balance de 5-0 con 4.10 en efectividad, en tanto Zito, el zurdo de los 126 millones, sigue sumergido en la pileta de los fracasos con 1-3, pese a un decente 3.89 en carreras limpias.

Otros juegos

Los Bravos derrotaron 8x7 a los Mets en doce episodios, en que jonroneó Martín Prado. Gary Sheffield bateó su segundo jonrón, el 501 de su carrera y Fernando Tatis lo hizo con las bases llenas... Cleveland blanqueó 4x0 a los Medias Blancas, con pitcheo de 9 ponches en 7 innings de Cliff Lee (2-5), respaldado por jonrones de Víctor Martínez (7) y Ryan Garko (2). Perdió Mark Buehrle (5-1).

Los Piratas derrotaron 5x2 a los Cardenales, en juego en que a Adam LaRoche le anularon un jonrón en la revisión del vídeo, dejándolo en doble en el primer inning. Los Yanquis derrotaron 8x2 a Toronto, con triunfo de Andy Pettitte (3-1), Tampa 8x6 a Orioles y Dodgers 9x2 a Filis, con pitcheo de Randy Wolf.