•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ecuación de tres incógnitas en la Liga Nacional que alargó la temporada ha sido reducida a solo una que se despejará hoy: ¿quién mejor “comodín” entre Cachorros y Rockies? Ayer, los Cerveceros de Milwaukee y los Dodgers de Los Ángeles saltaron ruidosamente hacia los Play Off del 2018 imponiéndose 3-1 y 5-2 a sus colíderes de división, Cachorros y Rockies, aprovechando la capacidad de agresión del casi triple corona, Christian Yelich, en el primer caso, y el picheo sereno y asfixiante del tirador novato Walker Buehler.

Lo más doloroso fue ver a los Cachorros quedar sangrando antes de ir a un juego de vida o muerte, después de haber liderado la mayor parte del tiempo el sector central del todavía llamado Viejo Circuito, mientras los Dodgers sobrevivían a lo que fue un viaje cargado de infartos en la montaña rusa.

Falla el relevo

El zurdo colombiano José Quintana, de los Cachorros, y el derecho venezolano Jhoulys Chacín, de los Cerveceros, ganadores de 13 y 15 juegos, fueron enviados a las brasas para tratar de sujetar el bateo enemigo en un duelo de esta exigencia, y no lo hicieron mal, luciendo mejor Chacín, perdedor de tres juegos por solo un triunfo en septiembre, limitando a solo un hit, el jonrón solitario de Anthony Rizzo a los de Chicago a lo largo de cinco entradas y dos tercios, un trayecto no recorrido desde el 31 de agosto.

Quintana también permitió solo una carrera impulsada por Yelich en cinco episodios, pero los relevistas Justin Wilson y Brandon Kintzler fueron golpeados en el inicio del octavo por hits impulsadores de Lorenzo Cain y Ryan Braun, que decidieron la batalla 3-1, asegurando el banderín central para Milwaukee.

Disparando tres hits, Yelich confirmó el liderato en bateo llegando a .326 puntos, pero quedó dos jonrones detrás de Nolan Arenado y una carrera producida menos que Javier Báez. Pretendía ser el más improbable de todos los ganadores de la triple corona.

Novato crecido

En Los Ángeles, el joven de 24 años Walker Buehler, registró su novena victoria por cinco reveses, atornillando a la gruesa artillería de los Rockies, en tanto, los bates Dodgers tronaban lo necesario frente al venezolano Germán Márquez, fabricando cuatro carreras con cinco imparables, entre ellos los jonrones 25 de Cody Bellinger y el 35 de Max Muncy, para darle forma a una victoria que parecía ser de 5 por 0, antes que Nolan Arenado y Trevor Story, dispararan vuelacercas consecutivos contra el cerrador de los Dodgers, Kenley Jansen, en el noveno inning, estableciendo el 5-2 definitivo en la pizarra.

Jansen enderezó su brazo después de haber sido retorcido por esos estacazos y ponchó a dos sacando los últimos tres outs. Buehler solo permitió un hit en seis entradas y dos tercios, cediendo tres boletos y ponchando a tres con 93 lanzamientos. Para Arenado fue su jonrón 38, y el 37 de Story, una pareja violenta.