•  |
  •  |
  • END

El derecho Roy Halladay, un pitcher que cualquier equipo quisiera tener, es el primer ganador de siete juegos en las mayores en este 2009. Trabajando para los Azulejos de Toronto desde 1998, cuando apenas tenía 21 años, Halladay capturó el Cy Young del 2003 instalándose entre las nubes.

En aquel 1998, fue ascendido en septiembre, y en sólo dos aperturas, logró su primer triunfo con recorrido completo. Sin embargo, no fue Halladay un pitcher de rápido impacto. Estuvo navegando entre dificultades durante tres temporadas seguidas, hasta saltar a un primer plano con sus 19 victorias en 2002, precisamente, antes de obtener el Cy Young con balance de 22-7 y 3.25 en efectividad, superando la formidable actuación de Esteban Loáiza, de los Medias Blancas, quien registró un comportamiento irrepetible.

Los 21 triunfos de Loáiza, con mejor promedio de carreras limpias, menos jonrones permitidos y más ponches que Halladay, lo presentaban como un rival temible, sin embargo, los nueve completos del “as de espadas” de Toronto, incluyendo dos completos, y las 266 entradas recorridas, terminaron con las discusiones. Ciertamente, sus méritos eran mayores.

Después de campañas con 16 triunfos en 2006 y 2007, Halladay volvió a elevarse como ganador de 20 en 2008, y su espectacular arranque en este 2009, obliga a considerar que alcanzará la gran cifra por tercera vez, no descartando verlo realizar un llamativo estiramiento abierto a especulaciones.

A diferencia del casi siempre abandonado zurdo Johan Santana, el respaldo recibido por Halladay es muy significativo. Le anotan 21 carreras, pero en sus ocho inicios, la ofensiva del equipo arremete con 50, es decir promedio de 6.2 carreras como apoyo, con cuatro operativos anotando ocho o más carreras. Así que, con 7-1 y 2.95 en 61 entradas, Roy Halladay está avanzando como un tren hacia la posibilidad de volver a pelear el Cy Young de la Liga Americana.

Cápsulas

Mark Teixeira dispara 7 jonrones y empuja 17 carreras, pero su promedio de bateo está limitado a .191 en 29 juegos con 110 veces al bate… ¿Y qué decir de David Ortiz sin jonrones en sus primeros 119 turnos, con .218 de porcentaje? “Big Papi” está en la lona… Jake Peavy no debe dormir. Después de haber estado a punto de ser cambiado media docena de veces, se quedó con los Padres, y su balance de 2-5 con 4.30 en efectividad, no tiene nada que ver con un ganador del Cy Young… Por primera vez desde el 17 de agosto del 2007, Francisco Rodríguez trabajó más de un inning, ahora desde la colina de los Mets. Fueron dos ceros contra Atlanta… Suenan las trompetas en Anaheim por el regreso a la trinchera de John Lackey, un derecho de utilidad probada. Eso sí, Lackey debe colocar su barba en remojo porque el bullpen ha estado catastrófico con cinco salvamentos frustrados, permitiendo carreras en 20 de 29 apariciones, balance de 2-9 y 6.90 en carreras limpias. “Olor” a desastre.


dplay@ibw.com.ni