•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Esta temporada ha sido positiva para Jonathan Loáisiga, quien en 2 años pasó de ser un pelotero que fue dejado en libertad por los Gigantes de San Francisco a convertirse en el primer nicaragüense que viste los colores de los Yanquis de Nueva York, lo que ha generado muchos elogios dentro de su nueva organización y de los expertos que lo catalogan al lanzador pinolero como unos de los mejores cien prospectos dentro de las Grandes Ligas.

Según MLBPipeline.com el lanzador nicaragüense es el prospecto número 66 en el beisbol organizado, este ranking es hecho por Jonathan Mayo y Jim Callis. Ambos periodistas norteamericanos son considerados una eminencia en la materia y para ellos no pasó desapercibido el desempeño de Loáisiga.

A mediados del año, Callis y Mayo posicionaron al lanzador nica como número tres del sistema de los Yanquis y 77 entre los mejores cien en todas las Grandes Ligas. Tras la última actualización el pícher capitalino escaló  11 puestos en dicho ranking y se mantiene como tercer mejor prospecto de los Mulos.

El nicaragüense de 23 años de edad, está detrás del tirador zurdo Justus Sheffield, quien en Triple A logró balance de 6-4 con 2.48 de efectividad en 20 aperturas; sin embargo, experimento dolores de crecimiento en Grandes Ligas, donde lanzó 2.2 entradas y compilo 10.12 de porcentaje de carreras limpias.

 El otro pelotero arriba del derecho de las Sierritas, es el jardinero dominicano, Estevan Florial, quien bateo .255 puntos en Clase A Avanzada.

Así lo ven

La hoja de vida del pinolero de acuerdo a MLB dice: “Loáisiga es pequeño y delgado, tiene un poder sorprendente en su repertorio de tres lanzamientos. Su brazo electrizante genera repetidamente bolas rápidas que oscilan entre 93-96 millas y alcanza un máximo de  98 millas. Su curva es de 80 millas tiene una alta velocidad de giro, su cambio es también de 80, pero es muy desagradable para los adversarios, aunque con un poco de velocidad a veces.

Loáisiga tiene una entrega limpia que repite bien, lo que le permite trabajar en el fondo de la zona de strike y ser tacaño con las bases por bolas. Su repertorio y su control le dan el techo de un lanzador de rotación media, aunque su tamaño y su historial de salud producen preocupaciones”. 

Esta temporada en Grandes Ligas, Loáisiga tuvo efectividad de 5.11, tras participar en nueve encuentros con los Yanquis, en los que consiguió 33 ponches en 24.2 entradas.