•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de disputarse ocho jornadas en el futbol español, el crecido Sevilla, que hace poco goleó 3-0 al Real Madrid, dejando al planeta futbol con la boca abierta y rascando cabezas, se ha instalado en la cima con 16 puntos derrotando 2-1 al Celta, aprovechando que el Barcelona, con posibilidad de quedar puntero, tuvo que resignarse a un complicadísimo empate 1-1 con el Valencia, sumando solo un punto y quedando con 15, igual que el Atlético de Madrid, vencedor del Betis 1-0 con un gol de Correa en el minuto 73, haciendo valer la superioridad del equipo de Simeone en dominio, manejo de balón y cañoneo.

A dos pasos, con 14 puntos, se encuentran abrazados el Real Madrid, su verdugo del sábado el Alavés que lo doblegó 1-0 con gol en el último instante, y el Español. Seis equipos separados solo por dos puntos. Hay que tener memoria de dinosaurio para recordar algo parecido en la Liga de España, y todo parece indicar que la multiplicación de intrigas se va a mantener.

Mbapeé, un huracán

En el futbol francés, la agresividad desbordante ofrecida por el espectacular francés Kylian Mbapeé, marcándole cuatro goles en 13 minutos al Olympique de Lyon, fue lo más impactante en la resonante victoria de 5 por 0 del París Saint German. Abrió Neymar adelantando al Saint German y siguió Mbapeé enfurecido, sacudiendo las redes en los minutos 61, 66, 69 y 74, funcionando como un huracán… En el futbol italiano, el Juventus de Cristiano está realizando un recorrido perfecto con ocho victorias almacenando 24 puntos, seis más que el Napoles y ocho sobre el Inter. Cristiano marcó su cuarto gol en la victoria sobre el Udinese, mientras el Nápoles liquidaba 2-0 al Sussaolo y el Inter se imponía 2-1 al SPAL.

El polaco Krzysztof Piatek del Genova es líder goleador con nueve, en tanto Cristiano encabeza a los rematadores con 61 disparos, siete de ellos en el último duelo. ¿Será capaz el Juventus de conquistar el scudetto del 2018 invicto? Como se está mostrando de destructivo el equipo de Allegri, pese a ser muy tem
prano con 30 fechas pendientes, esa posibilidad es viable. 

Messi con el empate

El Barsa se vio en el pozo de las serpientes desde el primer minuto, cuando intentando despejar un córner del Valencia, Vermaelen peinó hacia atrás por arriba, y Piqué agazapado, lo hizo a media altura siempre atrás, enviando el balón hacia la zona del poste derecho, facilitándole a Garay un remate casi a quemarropa sin chance para Ter Stegen.

Como acostumbra, pese a la presión aplicada por el Barcelona con su posesión de balón, finalmente del 75 por ciento, el Valencia supo ordenarse para cerrar y morder atrás, exigiendo de jugadores como Coutinho, Suárez y Messi una cuota mayor de ingenio para fabricar espacios.

Las pérdidas de balón con rápidas recuperaciones se convirtieron en constantes. Una vez más, apareció Messi rematando rasante de zurda junto al poste derecho, aprovechando una corta pared con Suárez, estableciendo el 1-1 en el minuto 22. Los esfuerzos del Barsa fueron sujetados por la defensa del Valencia, equipo que se refugió en los contragolpes para atormentar a los azulgranas, aproximándose tres veces al gol desequilibrante. Fue el tercer empate del Barcelona con una derrota y cuatro victorias. Un rendimiento de equipo común cediendo nueve puntos.