•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ruso Khabib Nurmagomedov venció este sábado en el cuarto asalto por sumisión al irlandés Conor McGregor y conservó su título de los pesos ligeros de la UFC en una pelea en el T-Mobile Arena de Las Vegas en la que la policía tuvo que intervenir al final debido a altercados entre los combatientes y el público.

Nurmagomedov, de 30 años, mantuvo su invicto (27-0-0, 11 de ellas en la UFC) luego de mostrarse muy superior a McGregor desde el principio, presionándolo en todo momento, superándolo desde el suelo y acabando con él en el cuarto round con un mataleón, una sumisión común en las artes marciales mixtas (MMA).

Tras la rendición de McGregor, Nurmagomedov se lanzó por encima del octágono al rincón de su oponente, aparentemente para pegarle al entrenador de su rival, Dillon Danis, lo que dio paso a una pelea multitudinaria en la que incluso varios miembros del público subieron al cuadrilátero a golpear al irlandés mientras este se recuperaba, obligando a la policía a actuar.

Sin paga

McGregor abandonó el ring abucheado, su rival fue despedido con lanzamiento de objetos por parte de los aficionados y el jefe de la UFC, Dana White, se negó a entregarle el cinturón a Khabib por miedo a provocar más altercados en medio de una trifulca generalizada y señaló que el cheque del ruso ha sido retenido mientras estudian los acontecimientos.

"Acabo de hablar con la Comisión Atlética de Nevada y me han dicho que, tras revisarlo, han tomado la decisión de que no van a retener el cheque de Conor McGregor, al que ya le han pagado. Sí han retenido el de Khabib", apuntó White.