•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la serie final del Campeonato Nacional de Beisbol German Pomares de su lado, imperó el buen ánimo durante la jornada de entrenamiento del conjunto de los Dantos la mañana de este miércoles en el Estadio Nacional Dennis Martínez, aunque el mánager de la “maquinaria roja”, Antonio Jiménez, está consciente que “esto apenas inicia”.

“Es el primer partido y gracias a Dios las cosas salieron bien, pero esta serie final es a ganar cuatro juegos, y nosotros sabemos que no será fácil porque tenemos enfrente a un rival con un tremendo potencial. Nos sentimos satisfechos con la labor del primer partido, pero esto apenas inicia”, destacó Jiménez.

Los Dantos mostraron en el primer duelo de la final un empuje abrumador, al ligar 16 imparables con los que le dieron forma a un marcador abrumador de 9-2 ante el Bóer, cuya artillería fue limitada a solo cuatro hits.

Clave del éxito

El trabajo previo hecho por el cuerpo técnico de los Dantos en identificar las debilidades de los bateadores del Bóer, podría ser factor clave en la serie final para no dejar entrar en calor a una ofensiva que estuvo 15 días sin ver picheo rival desde la ronda semifinal.

“Aparte del funcionamiento del equipo lo importante fue que nuestro picheo anuló a la batería de ellos. Todos sabemos que la artillería del Bóer tiene mucho poder. Se hizo un trabajo de escauteo con el equipo de los Indios, que nos dio buenos resultados en este primer partido, vamos a ver qué pasa en el segundo duelo”, comentó el mánager de los Dantos.

“Aparte de eso se hicieron unos ajustes en nuestra alineación con la llegada de (Jilton) Calderón y para darle mayor dinamismo a la ofensiva colocamos a Darrel Campbell como segundo bate y mantuvimos como primero a Omar Mendoza, quien ha dado excelentes resultados. Esperamos que otros jugadores como Ramón Flores, que ya está bastante restablecido de una lesión, también respondan de gran manera”, agregó.