•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Cómo cambiar la historia de lo ocurrido el año pasado entre Astros y Medias Rojas en la primera de las series Play Off? Los de Boston aún sangran con el recuerdo de su eliminación en cuatro juegos, con Justin Verlander superando dos veces a Chris Sale, una como abridores (juego 1 por 8-2) y otra funcionando como relevistas (juego 4 por 5-4). Precisamente Verlander y Sale volverán a enfrentarse hoy en el primer duelo de la serie por el título de la Liga Americana, pactada a siete juegos que se esperan electrizantes. Durante la temporada, a lo largo de siete encuentros, los Astros sacaron ventaja 4-3, sin poder ver a Verlander frente a Sale. La única vez que Sale retó al bateo de Houston fue el 1 de junio, siendo derrotado por Gerrit Cole, en tanto, Verlander se fajó con David Price durante seis entradas en una derrota de Houston 5-4, saliendo sin decisión.

Factores de seguridad 

En una época en que los brazos del bullpen son más decisivos que las escopetas abridoras de juego, las dudas que cobijan al picheo de relevo de Boston, inclinan la balanza de las consideraciones hacia Houston, con sacadores de dificultades más solventes, sin ocultar, que aún en la comparación brazo a brazo, entre abridores, se observa ventaja en los de Houston, sobre todo, si Charlie Morton se encuentra plenamente restablecido. Verlander, Cole y Keuchel, aseguraron barrer a los Indios, y con Morton como cuarto abridor, el mánager Hinch agrega a su bullpen los aportes de Collin McHugh y Lance McCullers. Eso fortalece en gran medida al grupo de especialistas que integran el mexicano Roberto Osuna, Héctor Rondón, Ken Giles y el súper eficaz Ryan Pressly con 0.77 en carreras limpias a lo largo de 23 innings en 26 juegos, ponchando a 32. 

Bullpen rasca cabeza

Aunque el aprieta tuercas más visible de Boston es Kimbrel por sus 42 salvamentos, cinco triunfos y 2.74 en efectividad atravesando 63 juegos, las cifras que se acumulan en el brazo de Ryan Brasier, con 1.60 en carreras limpias trabajando 32 y 2 tercios, son muy llamativas. La presencia de Rick Porcello y Chris Sale como relevistas en la serie con los Yanquis, indica que el timonel Alex Cora sabe que en el bullpen se encuentra su “talón de Aquiles”. Los Medias Rojas también se ven ligeramente atrás en la consistencia de sus abridores, más allá del significado de sus nombres. Indiscutible Sale para volver a medirse con Verlander hoy en la primera batalla, pero muy discutible Price para el segundo, con Porcello disponible para el tercero, y Eoavaldi listo para el juego cuarto. ¿Qué tan útil será Eduardo Rodríguez como relevo largo? Esa es una interesante intriga.

Pólvora suficiente

Los de Boston anotaron 876 carreras por 797 de Houston y presentan un bateador sobre los 40 jonrones, J. D. Martínez, uno sobre 30, Mookie Betts, y dos que superaron los 20, Xander Bogaerts y Rafael Devers. Betts fue el campeón de bateo de la Liga y Martínez, líder empujador batallando por la Triple Corona; pero el lineup de Houston es muy compacto con Springer, esa permanente amenaza que crece en la postemporada, el indomable José Altuve, el oportuno Yulieski Gourriel, el punch de Carlos Correa y Alex Bregman, el bateo de Marwin González, más el ruido que provocan Josh Reddick y Evan Gattis. Houston muestra un artillero de 31 jonrones, Bregman, y dos sobre 20, Gattis y Springer, pero su línea de fuego está en capacidad de ejercer tanta presión como la de Boston. Sin duda, una serie para disfrutarla con pronóstico borroso, aunque me apunto a los Astros, alargando mi favoritismo a la Serie Mundial.