•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El hablar del entrenador Luis Cortés es pausado, siempre se toma su tiempo para contestar cada pregunta sobre las condiciones de su pupilo Félix Alvarado, quien el próximo 29 de octubre enfrentará a Randy Petalcorin de Filipinas, en un duelo en el que estará en juego el título de las 108 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Cortés sabe de lo que es capaz Félix Alvarado, y por eso ha rayado una estrategia en la que la inteligencia y no la fuerza bruta, dictará el ritmo de la pelea.

“Durante toda la preparación que realizó Félix Alvarado se puso especial énfasis en neutralizar la guardia zurda del rival. A los boxeadores derechos siempre se las complica enfrentar a rivales de guardia zurda. El plan es que Félix entre a la guardia del filipino y que no se quede esperando”, explicó Cortés.

La estrategia

“Se ha trabajado de manera intensa, pero no de una sola forma, como entrenador yo siempre trato de que la creatividad esté delante de todo. La verdad no puedo decir que ensayamos una sola forma de atacar, porque con Félix se le dio mucha prioridad a la parte mental para que él sea muy creativo a la hora del combate”, agregó.

De frente a la tercera oportunidad de título mundial para Félix Alvarado, Cortés valora que una victoria ante Petalcorin no está pegada al cielo. La experiencia acumulada por el pinolero a lo largo de 33 victorias (con dos derrotas y 22 nocauts) debe pesar mucho,  además de las ventajas físicas que lleva y que debe tratar de capitalizar. 

“Nos sentimos bastante confiados en que se le puede ganar el combate. Sabemos que Félix tiene mayor alcance y eso hay que tratar de aprovecharlo al máximo, pero lo importante será hacer una pelea creativa”, puntualizó Cortés.