•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Repentinamente en el octavo inning, los Dodgers de Los Angeles salieron del sonambulismo ofensivo, aplastados por una desventaja 6-1, para saltar bruscamente al tapete hasta convertirse en una seria amenaza, pero finalmente se quedaron cortos y cayeron por 6-4 ante los Cerveceros, que utilizaron seis relevistas, los dos primeros, Woodcruff y Hader, macabros.

El cubano Yasiel Puig entró como emergente con dos a bordo en ese octavo episodio en busca de forzar el milagro de arrebatar el juego con un trancazo, siendo ponchado por el picheo de un aturdido Jeremy Jeffress. Antes, atacando a Xavier Cedeño y Joakim Soria, los Dodgers cobraron vida con los batazos impulsadores de Manny Machado y Matt Kemp, y en el noveno, el triple impulsador de Taylor estrechando 6-5, obligó a la multitud en Milwaukee a rezar, cruzar dedos y masticar uñas.

El picher de poder y precisión entró ponchando a Hernández, puso out a Bellinger y ponchó a Grandal. AFP\END

Corey Knebel con sus huesos sudando y el corazón alterado,  terminó de sepultar las esperanzas de los Dodgers ponchando a Turner

El jonron de Machado 

Los Dodgers se adelantaron 1-0 en el inicio del segundo inning con el largo jonrón de Manny Machado encima de la pared del jardín central contra Gio González, quien dijo, haber sido sorprendido al recibir la pelota del manager Craig Counsell para abrir la serie por los Cerveceros. Fue el único hit que permitió en dos entradas, siendo reemplazado por el derecho Brandon Woodruff en el tercero, agregándole un cero a los Dodgers.

En el cierre, el zurdo Clayton Kershaw, imposibilitado ahora de lanzar pelotas envueltas en llamas, ni ejercer aquel dominio agobiante, no vio tan grande en el cajón de bateo al tirador contrario Woodruff, hasta que fue impactado por el batazo hacia la profundidad del jardín central más allá de la verja, que equilibró la pizarra 1-1. Los Cerveceros consiguieron algo más, no por el aturdimiento, sino por el segundo pasbol de Grandal facilitando posición anotadora a dos corredores, y una interferencia del mismo receptor que convirtió en frustración una monumental atrapada del inicialista Freese. En lugar de un segundo out, estaban las bases llenas, y el elevado de Hernán Pérez a los bosques, impulsó a Lorenzo Cain colocando a Milwaukee en ventaja 2-1.

Dodgers rumbo al hoyo

El derrumbe de Kershaw, quien había lanzado ocho innings de dos hits contra los Bravos de Atlanta durante un blanqueo en la serie anterior, ocurrió en el cierre del cuarto. Boleó a Manny Piña con la cuenta completa y fue golpeado por hit de Arcia, acompañado de un error de Chris Taylor a quien se le escapó la pelota en el left.

Los Cerveceros consiguieron algo más, no por el aturdimiento, sino por el segundo pasbol de Grandal . AFP\END

El hit del emergente Domingo Santana remolcó dos carreras para ampliar 4-1, y después de un robo de segunda que necesitó revisión, ya con dos outs sacados por el relevista Ryan Madson, un cohete de Ryan Braun llevó al plato la quinta carrera. Con ventaja de 5-1, Counsell retiró a Woodruff después de dos ceros con 4 ponches, y llamó al temible Josh Hader, un rompe medidores de velocidad con sus disparos.

El picher de poder y precisión entró ponchando a Hernández, puso out a Bellinger y ponchó a Grandal. Cuando se le embasó Chris Taylor por sencillo al centro, Hader ponchó a Turner y Muncy, mejorando su dominio de 28-0 con embasados. Inutilizados por completo por el habitualmente mortífero relevo de los Cerveceros, los bateadores dodgers recibiendo 9 ponches en seis entrada. El jonrón de Jesús Aguilar contra Julio Urías en el séptimo aumentó 6-1, y cuando todo parecía consumado los Dodgers se levantaron de la lona revitalizados y se acercaron 6-4, antes del ponche a Puig con dos a bordo. El triple de Taylor hizo crecer el suspenso recortando 6-5 en el noveno, fabricando la posibilidad de una voltereta espectacular, pero Turner se ponchó y Milwaukee se salvó.