• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El zurdo Clayton Kershaw, un tres veces ganador del Cy Young que ha transformado su picheo al perder poder en sus disparos, es el abridor de los Dodgers hoy en el primer juego frente a Chris Sale.

De acuerdo a versiones previas del periodismo de Los Ángeles, se consideró una rotación con Rich Hill, Walker Buehrle y Hyun Jin Ryu, reservando a Kershaw, cerrador del último triunfo de Dodgers contra los Cerveceros, para estar funcionando como relevista. Esa posibilidad no tenía forma hace unos días; sin embargo, después de atravesar por el mar de la dificultades con su picheo de soporte frente a Milwaukee, Kershaw podría ser el calmante que el manager Roberts y los seguidores Dodgers, esperanzados en su primer título desde 1988, necesitan.

6:09 p.m.   se pondrá en marcha hoy el primer duelo de la Serie Mundial entre Boston y los Dodgers.

Hemos visto durante esta postemporada que Medias Rojas y Dodgers, no disponen de relevistas confiables. Incluso sus cerradores de brillo instántaneo, Craig Kimbrel y Kenley Jansen, fueron vistos como “sospechosos”. Eso obligó a los mánagers Alex Cora de los Medias Rojas y Dave Roberts de los Dodgers, utilizar abridores en esa tarea de contención: Rick Porcello, Chris Sale y Eduardo Rodríguez por un lado, y Alex Wood, Kenta Maeda y el propio Kershaw por el otro. No creo que Kershaw esté siendo traído del bullpen constantemente, aunque eso no quiere decir que si las circunstancias lo exijan, se decida hacerlo, a menos que Kenley Jansen demuestre estar debidamente restaurado en esta Serie Mundial, algo que también necesita probar Craig Kimbrel.

Salen también es recortado

Otra intriga en este clásico 2018, es la que rodea a Chris Sale. No ha sido convincente en la postemporada antes de ser afectado por un problema estomacal, y se recuerda que en los dos últimos meses de temporada, solo enfrentó a 67 bateadores en 17 entradas, batallando con una inflamación en su hombro izquierdo que lo hizo reducir su velocidad de 96.7 millas a 92.7, facilitándole al bateo enemigo ver mejor sus lanzamientos. Colocarle enfrente a Kershaw, aunque lanzó el último inning contra Milwaukee, debe ser una tentación para Roberts. El mánager de Boston Alex Cora, quien fue compañero de Roberts en los Dodgers, ha recuperado la confianza en David Price, abridor del segundo juego, frente a Buehrle o Rich Hill. Es obvio que la incidencia del bullpen volverá a ser clave sin esperar ver a otro Darold Knowels, quien en 1973 con Oakland realizó siete relevos.

Otra intriga en este clásico 2018, es la que rodea a Chris Sale.

Los Dodgers necesitan un poco de paciencia frente a Sale. Ellos dispararon 53 hits en los siete juegos y se poncharon 82 veces, lo cual es una exageración y una explicación de los problemas que atravesaron con hombres en posición anotadora.

El bateo de Boston se ve más consistente con pilares como Mookie Betts, Benintendi y J. D. Martínez, que permanecerían juntos en el line-up aún sin el Bateador Designado, con Betts siendo trasladado a la segunda base, posición que jugaba cuando fue firmado, insertando a Martínez en los jardínes. Los atacantes más temidos de los Dodgers, Muncy, que disparó 35 jonrones, Bellinger, Machado y Puig, todos de swing largo, son muy propensos al ponche, ventaja para Sale. Como decíamos ayer, es difícil no ver favoritos a los Medias Rojas, que eliminaron a Yanquis y Astros, dos equipos de 100 y 104 victorias con enorme potencial ofensivo.