• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Compromiso y disciplina son dos características que Félix “El Gemelo” Alvarado ha cargado consigo a lo largo de sus ocho años en el pugilismo rentado, y lo volvió a demostrar ayer luego de su llegada a Manila, Filipinas, donde marcó 109.4 libras, solo una y media por encima de la categoría (108) en la que el próximo 29 de octubre enfrentará al local Randy Petalcorin en busca de consagrarse como el monarca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

En otra prueba contundente de su preparación, Alvarado, cuyo récord profesional es de 33 victorias con dos derrotas y 29 nocauts a favor, dejó claro que no tendrá problemas con el pesaje, pese a haber realizado un viaje de aproximadamente 65 horas y en el que hizo escalas en Costa Rica, Panamá, Holanda y Corea del Sur para luego arribar a territorio filipino, donde espera convertirse en el nicaragüense número 14 en conquistar un título mundial.

A prácticamente una semana para la realización del combate, el pugilista pinolero y su equipo, integrado por los entrenadores Luis Cortez y Wilmer Hernández, están enfocados en mantenerse cerca de la categoría, la gran prioridad tras haber forjado una preparación exigente durante varios meses en el gimnasio Roberto Huembes. Alvarado había manifestado que el objetivo era salir de Nicaragua cerca del peso para que el largo viaje no se convirtiera en un problema, y la estrategia le dio resultado, a tal punto que no es absurdo descartar desde ya cualquier problema con el peso.

Según se conoció, el hotel que los organizadores del evento le reservaron a Félix no prestaba las condiciones necesarias para su estadía, por lo que su manejador internacional, Wuilliam Ramírez, lo trasladó a un hotel de mayor nivel.

Opotunidad clave

La disciplina y entrega mostrada por Alvarado durante sus entrenamientos en Managua, y que ahora quedan en evidencia al estar tan próximo al peso a casi seis día del combate, no son más que el compromiso de aprovechar su tercera oportunidad de convertirse en campeón mundial, para dejar en el olvido sus derrotas ante el japonés Kazuto Ioka en el 2013 y el argentino Juan Carlos Reveco en el 2014. No pretende Félix que la pelea del próximo lunes se le cuente como otra chance perdida, sino como el punto en el que cambió su historia hacia el futuro soñado.

“El Gemelo” llegará al combate con Randy Petalcorin, un pugilista que en 32 combates tiene récord de 29-2-1 con 22 nocauts a favor, en medio de una buena racha, pues tras haber perdido las dos oportunidades mencionadas anteriormente, suma 15 victorias consecutivas, más del 70% de esas ganadas por nocaut.