• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El sufrimiento permanece igual. Cuando juega el Real Madrid, del abismo se levanta una queja amarga y sonora, esperando algo mejor, pero el brillo que con ese personal puede proporcionar el equipo de la realeza, tristemente sigue oculto, diría nuestro gran poeta de haber presenciado el juego de ayer. El triunfo de los otrora “Ángeles blancos” como los llamó en su libro John Carlin, por 2-1 sobre el Viktoria Pilsen checo, fue sin duda merecido, pero la angustia atravesada en los últimos minutos frente a un rival “peso mosca”, lo convirtió en pálido, y multiplicó dudas sobre la permanencia de Lopetegui con las riendas. Se considera, que pese a lo confuso que es tratar de ensayar una evaluación sobre este apretado triunfo, más allá de la superioridad mostrada por el Madrid en el terreno, graficada en cifras, Lopetegui obtuvo entre las tinieblas, el visto bueno para estirar sus horas de vida y trabajar en el Clásico frente al Barcelona sin Messi, el domingo.

Así fueron los goles

El gol de cabeza logrado por Benzema sobre el largo y preciso centro de Lucas Vásquez desde la derecha en el minuto 11, y la entrada de Marcelo recibiendo de Bale y rematando con un toque sutil y magistral a los 54, facilitaron un margen de tranquilidad que hizo suponer, el Madrid se volcaría en busca de provocar estragos, haciendo valer el casi 70% de posesión y su frecuencia de martilleo, pero los hombres de Lopetegui no consiguieron esa progresión, en cambio, el Pilsen, en uno de sus atrevimientos, con una entrega apropiada de Cermák a Hrosovsky, y la defensa del Madrid retrocediendo sin presionar, facilitó ese remate rasante que perforó a Keylor estrechando la pizarra 2-1 a los 77 minutos. La salida de Marcelo, lesionado, un minuto después del ingreso de Mariano como último cambio, dejó al Real Madrid batallando con 10 hombres y mirando con desesperación el reloj, en un cierre de juego inesperadamente descontrolado.

Juventus imparable

El Juventus, invencible en Italia, con gol de Paulo Dybala, rematando con zurda una pelota trazada por Juan Cuadrado, se impuso 1-0 al United inglés que pudo hasta ser goleado, caos evitado por la gran actuación del arquero David DeGea, bloqueador de Cristiano en dos ocasiones. En otro encuentro, el Bayern alemán, con goles casi consecutivos de Javi Martínez consecuencia de un estupendo zurdazo, y de Lewandowski, entre el minuto 60 y 62, doblegó 2-0 al AEK Atenas, en tanto el Roma, dándole continuidad a su furia, liquidó 3-0 al CSKA vencedor del Madrid…La victoria del City 3-0 sobre el Shaktar con goles de David Silva a los 29 minutos, Laporte de cabeza a los 34 y Bernardo Silva rematando contra el poste izquierdo y dibujando una diagonal macabra, fue revitalizante para Joseph Guardiola, satisfecho por la forma como se mostró Kevin DeBruyne, figura cumbre en el engranaje del equipo campeón de Inglaterra, pero hasta hoy, “alérgico” a la Champions.