• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Había que estar de uñas, con los ojos bien abiertos, porque las cifras en la pizarra se movían constantemente, siempre con los de Boston adelante o nivelados, pero nunca atrás. Mientras la inseguridad corría zigzagueando inning tras inning, el masticar de uñas era ruidoso.

Fue hasta que Eduardo Núñez, empujó una pelota lanzada por Alex Wood encima del “Monstruo Verde” con dos a bordo, estirando la diferencia de 5-4 a 8-4 en el séptimo, que la intriga canceló la compra de un hot dog y salió del parque en busca de su pijama. Ciertamente, en ese momento todo quedó consumado y los de Boston se adelantaron en la Serie Mundial, con David Price listo para la segunda batalla esta noche.

El jonrón de tres carreras disparado por Nuñez, selló la pizarra 8-4 dejando atrás a los Dodgers 0-1 en la serie. AFP\END

Así comenzó el cañoneo

Súbitamente, la escopeta zurda de Clayton Kershaw estaba crujiendo. Sólo había visto frente al plato a cuatro bateadores y estaba perdiendo 2-0. Hit abridor de Mookie Betts y audaz robo de segunda con tiro desajustado de Barnes, lo colocaron en posición de anotar. Benintendi siguió con hit por la derecha, y Puig dejó de pensar tirando al plato en busca de un out improbable, cediéndole a Benintendi la segunda almohadilla.

Falló Pearce pero J. D. Martínez, líder empujador de la Liga Americana, disparó cohete al left-center remolcando la segunda carrera de Boston. Kershaw frunció el ceño, revisó su brazo y eliminó a Bogaerts después del out a Martínez en intento de robo. En la colina de enfrente, Chris Sale quien ponchó a dos en el primer inning, fue estremecido por el jonrón de Matt Kemp en el segundo, apretando la pizarra 2-1. Ese grito de ¡aquí estamos! por parte de los Dodgers, levantó el voltaje en Los Ángeles.

Dodgers no ceden

Inseguro, Kershaw facilitó a Boston una oportunidad de anotar en el cierre del segundo: boleto abridor a Devers y hit de Sandy León con un out, colocaron hombres en las esquinas para Jackie Bradley, pero su batazo rasante, echando humo, que parecía abrir un surco en busca del jardín central, fue interceptado por Machado, quien pisó segunda y completó el doble play que dejó en cero a los Medias Rojas manteniendo la diferencia en una carrera. Los Dodgers, apurados, empataron 2-2 en el inicio del tercero por hits consecutivos después de un out, de Turner, Freese y el productor de Machado. Ahora fue Sale quién revisó su brazo. No hubo reposo para Kershaw.

En el cierre, con dos outs y Pierce circulando luego de frustrarse por un pelo, posible doble play cierra inning, J. D. Martínez volvió a la carga con un inmenso doblete contra la pared del jardín central adelantando a Boston 3-2.

Eduardo Núñez. AFP\END

Nervios alterados

Era obvio que nada estaba escrito, y que el misterio del próximo instante, danzaba frenéticamente. En el inicio del quinto, los Dodgers nivelaron 3-3 sacándole provecho a un boleto de Sele a Brian Dozier, que terminó con la paciencia de Cora, quitándole la pelota a su abridor, entrando Matt Barnes. El hit de Turner alteró los nervios de la multitud y un wild pitch adelantando corredores, facilitó que el roletazo de Machado empujara a Dozier con el empate 3-3. Eso duró poco por la insistencia sostenida de Boston. Base por bolas a Betts y hits de Benintendi, retiraron del escenario a Kershaw ingresando Ryan Madson. Llenó las bases sin out boleando a Pearce, pero con tres lanzamientos ponchó al temible Martínez entre un gemido de frustración. El batazo de Bogaerts parecía para doble play, pero un sprint no a lo Bolt, sí lo suficientemente rápido, impidió el out en primera. Eso resultó clave porque permitió que Betts anotara, y que el hit de Devers remolcara a Benintendi estableciendo una ventaja de 5-3, obviamen
te no definitiva entre tanta agitación.

El trancazo Núñez

En el séptimo estaba lanzando Ryan Brasier por Boston. Después de un out, vio llenarse las bases. Hits seguidos del emergente Max Muncy y Turner, con el agregado del boleto a otro emergente, Yasmani Grandal. El elevado de Machado al central impulsó a Muncy y el marcador volvió a apretarse 5-4 con el suspenso rascando su cabeza. El doble abridor de Benintendi, su cuarto imparable escapando la pelota a la persecución de Pederson, expulsó a Urías, entrando Pedro Báez ponchando a Moreland. Un boleto prudente a Martínez, no desenfocó a Báez, que ponchó a Bogaerts para el segundo out. Venía Devers al bate y al entrar el zurdo Alex Wood por Báez, Cora lo reemplazó por Eduardo Nuñez

El jonrón de tres carreras disparado por Nuñez, selló la pizarra 8-4 dejando atrás a los Dodgers 0-1 en la serie, después de una entretenida batalla, como quizás lo fueron para Julio César las realizadas en las Galias. Los relevos de Eoavaldi y Kimbrel, cerraron puertas y apagaron luces.