• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Aunque está anunciado para el 8 de diciembre el retorno al cuadrilátero de Román González, los entrenamientos del tetracampeón pinolero no parecen estar enfocados en un posible combate para esa fecha, es más, tras una rápida sesión de entrenamiento este miércoles en el gimnasio Roger Deshon, el reconocido púgil pinolero manifestó que “no me han confirmado pelea para diciembre, se habla de un combate para el 8 o el 15 (de diciembre), pero no me han dicho nada”.

Román no ha dejado de llegar de forma regular a entrenar. Ayer por la tarde, ataviado con un traje para sudar, hizo boxeo de sombra y además saltó la cuerda en una jornada rápida de un poco más de media hora. Para hoy “Chocolatito” confirmó que realizará una sesión de guanteo.

“No he dejado de entrenar, mañana (hoy) voy a guantear, ayer (el martes) también guantié, es algo que hago día de por medio. Estamos bien, entrenando más que todo para mantenerme en el peso y estar listo para el año que viene”, detalló Román.

Entre dudas

El promotor Tom Loffler había hecho público que “Chocolatito” pelearía el 8 de diciembre en la cartelera de despedida de las trasmisiones de boxeo de HBO, ante un rival por anunciar.

“Yo estoy listo para cualquier pelea. Falta tiempo para esa velada (en diciembre), lo bueno es que me he mantenido en el gimnasio”, apuntó Román.

Sin un rival confirmado y la fecha de pelea no del todo asentada, Román tampoco tiene planes de trabajar por ahora junto a Marcos Caballero, su nuevo entrenador de cabecera y quien radica en los Estados Unidos.

“Todavía no tengo planes de traerlo (a Marcos Caballero). Quiero hacer una conferencia de prensa para presentar a todo mi equipo de trabajo”, informó Román, quien dejó entrever que eso podría ocurrir en noviembre.

De no darse su pelea en diciembre, el tetracampeón pinolero mantiene como objetivo para el 2019 “hacer tres peleítas de diez asaltos y ver lo que viene después”, a la espera de un posible combate que le permita volver a tener en sus manos un título mundial.