•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Uno mira hacia los Medias Rojas de Boston, y salta de la butaca entre el alud de emociones: ahí está Benintendi aterrizando, saltando y bateando como en una feria; Betts entusiasta y amenazante frente al plato y fildeando, metiéndose al territorio de lo imposible en el bosque derecho; Pearce buscando como atrapar una pelota, sin importarle que en la voltereta junto a la baranda del dogout, su cabeza pueda golpear el piso; J. D. Martínez ignorando la molestia de la torcedura de su tobillo, ansioso de tomar turno con compañeros circulando para hacer prevalecer la extensión de su swing y mover las cifras de Boston hacia delante; Bradley, sorprendentemente temible decidiendo juegos en el fondo de la alineación; Núñez saliendo del banco con el ADN de Babe Ruth; el zurdo Price resucitado, como viniendo de otra vida, no de fracasar en 11 aperturas durante las postemporadas; el bullpen precalificado como sospechoso, repentinamente colosal; Kimbrel, sin capucha, mostrándose como la nueva versión del estrangulador de Boston; y Cora, frente al tablero de las posibilidades, convertido en un ilusionista, moviendo acertadamente sus fichas como dueño de cada próximo instante.

6:09 P.M. se pondrá en marcha hoy el tercer duelo de la Serie Mundial entre Boston y los Dodgers.

No hay duda, este equipo tiene cara de campeón, al revés y al derecho, de la cabeza a los pies.  

Poco probable un derrumbe

Dar por muertos a los Dodgers 0-2 es una precipitación. No lo estaban en 1981 después de ser vencidos por Ron Guidry y Tommie John de los Yanquis. Tenían oculto en la manga, a un novato llamado Fernando Valenzuela, quien había debutado con ocho triunfos consecutivos, incluyendo cinco blanqueos. El zurdo azteca superando un inicio tenebroso con tres carreras en contra, los levantó de la lona recorriendo toda la ruta, empujándolos a una racha de cuatro victorias. ¿Volverá a ocurrir? ¿Será Walker Buehrle -también novato- otro Valenzuela?.

No es imposible, pero sí poco probable. Estos Medias Rojas que han ganado 9 de 11 juegos en esta postemporada, sólo detrás del 11-1 de Yanquis en 1999 y Medias Blancas en el 2005, nunca perdieron más de tres seguidos en la temporada, y no parece ser esta Serie Mundial, como están luciendo, el momento para verlos derrumbarse estrepitosamente. Es obvio que con el 2-0 su favoritismo ha crecido consecuencia de lo que hemos visto. 

¿Sonará el despertador ?

Los Dodgers están asustados, quizás más que Yanquis y Astros, eliminados por Boston en las series anteriores por 3-1 y 4-1. Es natural, sobre todo por la forma en que han sido atornillados. Solo batearon hit en un inning del segundo juego.

 Estos Medias Rojas que han ganado 9 de 11 juegos en esta postemporada.

Cuando no puedes tronar en ocho entradas, tus pretensiones de sobrevivir son nulas. Los Dodgers que se poncharon 82 veces frente a Houston, llevan 20 -igual que Boston- en este Clásico.

Cada equipo dispara solo un jonrón en los dos juegos, pero el bateo oportuno de los Medias Rojas establece diferencia. J. D. Martínez empuja cuatro y Núñez tres con un solo trancazo. Pese a todo lo apuntado, Rick Porcello, un tirador derecho, ganador de 17 juegos en la temporada con 4.28 en carreras limpias, no parece ser tan confiable, así que los Dodgers con Buehrle y jugando en casa, podrían recortar la diferencia esta noche.

Es la única manera de reactivar las dudas respecto al futuro de la Serie Mundial. Por ahora, el equipo con cara de campeón, es el de Boston.