•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Están despiertos? El faul casi jonrón de Max Muncy que provocó un rugido estremecedor en Los Ángeles, se produjo hora nuestra, a los 37 minutos del día siguiente, y el suspenso continuó hasta que no fue posible esperar más y tiramos la toalla. Mañana les comentamos el desenlace de ese abrazo 2-2 entre Dodgers y Medias Rojas…Durante 12 entradas, la tercera batalla, tan larga como las del Peloponeso, se mantuvo 1-1 por los jonrones de Joc Pederson y Jackie Bradley en los innings tercero y octavo.

Viendo desfilar a 9 pitcheres de los Medias Rojas y 6 de los Dodgers, fuimos testigos de dos historias siniestras en el inning 13: el machucón de Eduardo Nuñez que provocó una confusión defensiva entre los Dodgers adelantando a Boston 2-1 en la parte alta, y en el cierre, con dos outs, el tiro desviado de Ian Kinsler después de realizar un gran fildeo interceptando infield hit de Puig, abriendo puertas para otro equilibrio en la pizarra, ahora 2-2. Los Dodgers aprovecharon lo que pareció una falla arbitral que convirtió un cruce de bate sobre el plato de Max Muncy de ponche a boleto, y fue Muncy el anotador del empate. 

El show de Buehrle

¡Qué pitcheo amigos el de Walker Buehrle! Teníamos un buen rato de no ver algo parecido en Series Mundiales. Escribí estas lineas de pie, todavía admirado. El novato derecho de 24 años metió en un agujero la agresividad que ha hecho grandiosos a los Medias Rojas este año, masticó pausadamente sus bates inutilizándolos por completo durante siete entradas, reduciéndolos a dos hits, sin ceder boletos y ponchando a siete. Los Dodgers tomaron ventaja 1-0 con el jonrón de Joc Pederson contra Rick Porcello en el tercer inning.

La gran posibilidad de Boston contra Buehrle, se esfumó cuando Bradley fue atrapado sin out. Así que el hit sencillo de Vásquez al bosque izquierdo, con cara de extrabases al escaparse la pelota, no tuvo utilidad pese al sacrificio de Porcello, al fallar Mookie Betts. En el cierre del tercero con dos outs y bases limpias, Joc Pederson metió una pelota en las tribunas del jardín derecho provocando un estallido de júbilo mientras los Dodgers se adelantaban 1-0. El soñado resurgimiento comenzaba a ser acariciado.

Responde Bradley 

Con un bateo tan explosivo como el de Boston enfrente, la diferencia de una carrera no parece tener significado, excepto si el crecimiento del pitcheo adversario es capaz de amordazarte enérgicamente, y Buehrle, concentrado en apretar tuercas, trabajando con la confianza de un veterano, adelantándose en los conteos, desajustando a los temidos artilleros de Boston, llegó a retirar a 14 consecutivos entre el tercero y el séptimo episodio, en un alarde de eficacia. Cuando entró Kenley Jansen a trabajar en el octavo, los Medias Rojas frente al plato parecían boxeadores groggys, y el cerrador sacó dos outs alargando a 16 los eliminados consecutivamente. En ese momento apareció Jackie Bradley y con un swing eriza pelos, se voló la cerca del jardín derecho empatando el juego 1-1 y dejando al Estadio sin aliento.  

La gran posibilidad de Boston contra Buehrle, se esfumó cuando Bradley fue atrapado sin ou. EFE\END

Machucón y error

En el décimo, Boston amenazaba seriamente con hombres en las esquinas, Kinsler y Holt, cuando Bellinger, quien fue atrapado tontamente un instante antes fildeó un batazo de Nuñez en el jardín central, y con gran tiro “marca” Clemente, sacó el out de Kinsler. En el inning 13, Scott Alexander boleó a Holt quien consiguió posición anotadora con un audaz robo ayudado por un pitcheo encabritado, y anotó cuando el machucón de Nuñez fabricó una confusión de mercado persa teniendo Alexander la bola en su poder y buscando a alguien en primera. Los Dodgers reaccionaron con la base por bolas a Muncy, el avance a segunda sobre el segundo out que realizó Nuñez en zona faul, cayendo en las tribunas, y la pelota bateada por Puig con alto grado de dificultad y fildeada guante de revés por Kinsler pero con mal tiro a primera. Anotó Muncy y el juego se niveló 2-2, con los gallos desvelándose molestos.

Parecía que con dos a bordo sin out, Boston cojeando por falta de personal, aprovecharía en el inicio del inning 15 contra Kenta Maeda, pero fallaron Vásquez, Leon y Betts, y el maratón de angustias continuó.