•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Todo va bien por ahora en el Arsenal: el club entrenado por Unai Emery encadena victoria tras victoria desde finales de agosto, alimentado por un Mesut Özil que ha vuelto a brillar después de su tormentoso Mundial de Rusia y su renuncia a la selección alemana.

El jueves, los 'Gunners' vencieron 1-0 en Lisboa al Sporting y el domingo en Selhurst Park se miden al Crystal Palace con el objetivo de conseguir una duodécima victoria consecutiva, teniendo en cuenta todas las competiciones.

El club londinense no había vivido una racha tan buena desde octubre de 2007. Desde la caída ante el Chelsea a mediados de agosto, el Arsenal ha despertado y ha marcado 31 tantos, mostrando por momentos un fútbol impresionante, que recientemente fue calificado como "sexy football" por el propio Özil.

Antes del inicio de la décima jornada este sábado, el Arsenal figuraba a apenas dos puntos de los colíderes Manchester City y Liverpool, lo que muestra que está en la pelea por el título.

Ahora el desafío para Özil es convencer a largo plazo. Foto: EFE/END

Ayudado por el aporte defensivo del recién llegado uruguayo Lucas Torreira y liberado por las flechas Pierre-Emerick Aubameyang y Alexandre Lacazette, Özil se divierte y renace a sus 30 años, aproximándose cada vez más a su nivel del Mundial de Brasil-2014, cuando deslumbraba en una Mannschaft campeona.

En la selección alemana, el idilio terminó. Sus pobres actuaciones en el Mundial de Rusia-2018, donde su equipo fue eliminado en la fase de grupos, se unieron a la polémica sobre sus raíces turcas y su fotografía con el presidente Recep Tayyip Erdogan, lo que desembocó en un portazo, que Özil dio en medio de acusaciones de "racismo" y "falta de respeto".

Era la culminación a un curso para olvidar con el Arsenal, el último a las órdenes de Arsène Wenger.

- El renacer con Emery -

Pero desde la llegada de Unai Emery, el mediocampista alemán parece otro.

El lunes, contra el Leicester (3-1), en su estreno como capital del equipo, tuvo una actuación magistral, la mejor en mucho tiempo.

Empató primero con un toque de elegancia y luego construyó el primer gol de Aubameyang, antes de ofrecer al gabonés un centro perfecto para que consiguiera su doblete.

El club londinense no había vivido una racha tan buena desde octubre de 2007. Foto: EFE/END

En las dos últimas temporada, Özil ha sido duramente criticado por los hinchas por su tendencia a diluirse cuando llegaban los grandes partidos, pero Emery parece haber conseguido motivarle.

"Es muy importante que hayamos hablado. Queremos divertirnos, pero también te tiene que gustar trabajar duro", resumió Emery durante esta semana. "Si quieres ganar tienes que trabajar y debes sufrir. Con nuestras cualidades, si sufrimos lo podemos aprovechar también. No es malo disfrutar, pero también puede ser bueno si sufres", filosofó el técnico vasco.

- "Clase mundial" -

"Creo que puede jugar todos los partidos con este compromiso, este comportamiento y esta calidad, sea capitán o no. Vamos a exigírselo, a él y a cada jugador, en cada partido", insistió el extécnico de Sevilla y París Saint-Germain.

El alemán no sólo está seduciendo en el terreno de juego. En las redes sociales se ha abierto respondiendo a las preguntas de los aficionados. En el vestuario, se preocupa por ayudar a los más jóvenes.

"Ayuda a todo el mundo, de una manera u otra. Me ayuda mucho", le agradeció recientemente Alex Iwobi.

"Entreno con él desde que tengo 17 años y he visto qué puede hacer", estima el joven atacante de 22 años. "Es un jugador de clase mundial y lo sigue demostrando", subrayó.

Ahora el desafío para Özil es convencer a largo plazo, para borrar su reputación de 'jugador fantasma' en los grandes partidos. Algo que también vale para el Arsenal, que ha sido contundente recientemente ante formaciones de segunda fila, ya que desde mediados de agosto no se ha medido a ningún otro equipo del 'Big Six', por lo que conviene no disparar la euforia.