•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la previa del combate entre Félix “El Gemelo” Alvarado (33-2, 29 nocauts) y el filipino Randy Petalcorin (29-2-1, 22 nocauts), pelea a celebrarse la madrugada de este lunes en Manilas, no hay secretos ni muchas incógnitas por resolver. Las posturas están escritas: el nica llevará las riendas del duelo, mientras que Petalcorin apostará a la paciencia, esperará las embestidas del “Gemelo” y usará el contragolpe. ¡Ojo!, no descartemos que el centro del ring cambie de dueño y sea el filipino quien controle las acciones con menor dificultad.

Al “Gemelo” no le vale otra cosa que tomar riesgos desde el primer suspiro del combate. El tema del round de estudio ni siquiera debe existir en su mente. En su tercera oportunidad de campeonato mundial, Félix solo tiene una vía para triunfar y regresar a Nicaragua como campeón de las 108 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB): noquear. Ganar por decisión en Filipinas es una utopía, eso lo saben bien Félix y su equipo de trabajo. 

 Pegada contra recursos

Desde antes que suene la campana, Petalcorin ya estará en ventaja. Uno de los tres jueces es filipino y además peleará en casa, ante su público y el respaldo de la empresa promotora que lo maneja y monta el evento. En el plano boxístico, Félix es el dueño del poder, puede noquear en cualquier round porque pega durísimo, no obstante, Petalcorin posee los recursos, una técnica más depurada y facilidad para manejar el pleito a la corta, media o larga distancia, ejecutando disparos desde todos los ángulos.

Alvarado será exigido ante un boxeador experimentado, ex campeón mundial, y con ganas de hacer ruido nuevamente. Decía Félix que él será quien presione; sin embargo, señalaba que tendría un poco de cuidado por la guardia zurda. “Eso me puede complicar un poco”, aseguraba “El Gemelo”. Alvarado debe buscar el combate en corto, no puede permitirle al filipino tomar distancia, pues eso le facilitaría el triunfo al asiático.

Es clave la puntería

Para noquear se necesitan tres aspectos claves: pegada, precisión y puntería. En la medida que Félix falle menos y conecte más, acrecentará las posibilidades de ganar por nocaut. La pregunta es ¿Podrá “El Gemelo” poner sus disparos en la humanidad de Petalcorin sin errar demasiado, evitando someterse a un desgastamiento? “He mejorado mucho mi puntería, ustedes lo han visto”, indicó Félix. No obstante, esta vez tiene un rival de mayor nivel, que pega fuerte y con una línea de boxeo ordenada.

Es favorito Petalcorin y si se cumple la teoría debe triunfar en casa, justa o injustamente por puntos, pues en una pelea cerrada, den por hecho que el nica va a sufrir un robo. Dicho esto, “El Gemelo” está obligado a noquear. Si falla por tercera vez en su carrera, todavía le quedará uno o dos chances más, sin embargo, lo mejor para Alvarado es coronarse ahora con 29 años. Después de los 30 sus condiciones físicas ya no serán las mismas.