•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las contrataciones en el beisbol son un misterio, los razonamientos a veces parecen ciegos, los desenlaces que se producen asombran. Lo que parecía improbable, ver al “as” de los Dodgers Clayton Kershaw saliendo con el puño en alto de la mesa de negociaciones con su equipo, mientras consideraba irse o quedarse, fue lo que ocurrió ayer.

Después de 9-5 en la temporada regular, de registrar una postemporada irregular, dejando constancia de su pérdida de velocidad y de efectividad, Kershaw de 30, con dos campañas pendientes que significaban 65 millones de dólares entre un compromiso de 215 millones a lo largo de siete años, consiguió una extensión de 28 millones más bonos, al firmar ayer con los Dodgers por tres años y 93 millones, distribuidos de la siguiente forma: 32 millones el próximo año, 33 millones en el 2020, agregando 28 millones en el 2021.

¿Un riesgo?

¿Vale eso el Kershaw recién visto, tratando de torear problemas con su picheo de localización? El nuevo arreglo da la impresión de ser un gran riesgo. Hay quienes consideran que Kershaw, como Justin Verlander, puede recuperar su bola rápida. Más allá de todas las sospechas sobre su futuro, hay que admitir que su efectividad de 2.73 en el 2018 a lo largo de 161 entradas y un tercio, aun siendo la más débil que presenta desde el 2010, es altamente apreciada luego de 26 aperturas. El gran problema de Kershaw es haber estado en la lista de imposibilitados en cada una de las tres últimas temporadas, consecuencia de una tendinitis en el bíceps. Sin embargo, se informa que solo Justin Verlander y Max Scherzer han recorrido más innings que Kershaw. Ahora los Dodgers van a concentrar esfuerzos en impedir que el zurdo Hyun Jin Ryu, salte a la lista de agentes libres.

Objetivo logrado

Retener a Kershaw, dueño del mejor promedio en carreras limpias para un abridor en el beisbol moderno, con 2.39,  era el objetivo fundamental de los Dodgers, firmes creyentes de su restauración.

Los antecedentes de Kershaw con cinco lideratos en efectividad y tres en ponches son muy consistentes, pero ¿lo suficiente para borrar las dudas? Eso es lo que los Dodgers quieren ver a un lado de los 93 millones de dólares que le garantiza al zurdo el nuevo contrato. Comprobar que el picheo más retorcido que violento, revestido de astucia como el de Luis Tiant, responde a las expectativas…

La población de abridores es lo suficientemente amplia, con el joven de 23 años Walker Buehrle visto como un potencial “as”. Detrás están Rich Hill, Kenta Maeda, Alex Wood, Ross Stripling, Julio Urías y Caleb Ferguson. Obviamente no hay sitio para todos en la rotación que manejará Dave Roberts.