•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Uno piensa que los Nacionales de Washington están bromeando. Ellos le hicieron una oferta calificada de 17.9 millones a Bryce Harper por el 2019, menos de los 21.6 millones que cobró este año, y exactamente igual a la cantidad que le ha colocado sobre el tapete al receptor cubano de defensa sospechosa, Yasmani Grandal. Tan obvio como que Grandal va a aceptar, es que Harper va a rechazar.

Él busca un contrato extralargo de 10 años, por 300 millones de dólares. Con cifras en raro decrecimiento desde el 2015, Harper de 26 años y 7 en las mayores, es para muchos un riesgo, pese al interés mostrado por varios equipos, entre ellos los Yanquis de Nueva York, que intentan volver a organizar un puñado de matapícheres en fila como en sus épocas de grandeza incomparable. Con la oferta calificada, los Nacionales, aseguran recibir como compensación una selección del draft.

En el 2015, Bryce Harper de casi 23 años, fue un hombre que tronaba, destrozaba pícheres, abría sepulturas y se hacía sentir como un huracán. Obtuvo por unanimidad, tal como se esperaba, el título Más Valioso de la Liga Nacional…

El más joven ganador de esa distinción, ha sido el pícher zurdo de los Atléticos de Oakland Vida Blue en 1971, a la edad de 22 años y 64 días; el último menor de 23 años fue Mike Trout en el 2014. El recordado cácher Johnny Bench de la Gran Máquina Roja, lo consiguió con 22 años y 298, mientras Stan Musial de los Cardenales, tenía 22 años y 316 días.

Una gran proyección

Lo de Harper, con 22 años y 353 días en aquel momento, fue visualizado desde antes de su debut en Ligas Mayores, con grandes promociones en el Sports Illustrated, Sporting News y Baseball America.

No se equivocaron los visionarios como ha ocurrido tantas veces, incluyendo las consideraciones sobre Todd Van Poppel y Brien Taylor, solo por citar dos casos. En el 2012, Harper fue Novato del Año en la Liga Nacional con 144 hits, 22 jonrones y 59 empujadas en 139 juegos, perdiendo empuje afectado por problemas musculares en el 2013 y 2014, reducido a 118 y 100 juegos, para regresar ruidosamente en el 2015, no dejando dudas.

Las cifras del 2015, no las ha vuelto a producir, excepto en empujadas registrando este año su primera temporada de 100, una más que las 99 de aquel año fantasioso, cuando disparó 172 imparables, descargó 42 jonrones y 38 dobles, anotó 118 veces y bateó para 330 puntos. Como lo hemos dicho, difícilmente un equipo va a proponer 10 años, después de haber visto como otros superestrellas se han quedado cortos respecto a las expectativas.

Aproximándose a los 1,000 juegos, Harper no parece ser otro Barry Bonds, aunque sí se trata de un pelotero altamente apreciado que cualquier equipo desea tener, pero no por 300 millones. Seguramente, los Nacionales no están esperando ninguna respuesta de Harper a los 17.9 millones propuestos. “Yo no soy Grandal” debe decir el pelotero.