•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hemos visto como Shohei Ohtani de los Angelinos, el debutante con mayor poder de atracción en las mayores, batalló con todos los factores adversos en este 2018, y estamos admirados por ese empeño para superarse y la fe que se tiene, capaz de abrir surcos hacia el éxito en un campo minado. Primero fue una ampolla, después problemas en el hombro, y más adelante, el codo gimiendo y diagnóstico de cirugía. El excepcional pelotero japonés que batea y pichea como una réplica en mármol de ese símbolo que es Babe Ruth, se perdió 58 juegos en esta temporada, y en algunos, solo ingresó fugazmente, es indoblegable. Aún con el inconveniente de sufrir ese imprevisto recorte en su accionar y en sus posibilidades, realizó suficiente recorrido y consiguió el necesario rendimiento para valorarlo, y considerarlo como fuerte retador de los prospectos yanquis Miguel Andújar y Gleyber Torres, en la batalla por el título de Novato del Año en la Liga Americana, mientras Ronald Acuña en la otra acera, enfrenta al desforrador de pelotas Juan Soto y al excelente tirador Walker Buehrle 

Cifras retadoras

Antes de ponerse en marcha la campaña, estaba escrito que Ohtani sería el Novato del Año. No se veía como retarlo, pero diferentes afectaciones lo sacaron de circulación reduciendo drásticamente su pretensión. Con solo 326 turnos al bate, 105 menos que los 431 de Gleyber Torres, y 247 que Miguel Andújar, ambos dominicanos, Ohtani fue un bateador de 285 puntos con 22 jonrones, 61 empujadas, 21 dobles y 10 robos. ¿Qué les parece? Andújar que estuvo en 149 juegos por los 104 del japonés, disparó 5 jonrones más (27), lo superó con 92 empujadas (31 más) y registró 297 puntos, en tanto Torres, en 123 juegos, conectó 24 jonrones —dos más que Ohtani—, remolcando 77 carreras. Agregando el trabajo del japonés desde la colina de los infartos ganando 4 y perdiendo 2 en 10 presencias, ponchando a 63 en 51 entradas y dos tercios, permitiendo solo 38 hits y mostrando 3.31 en efectividad, yo votaría por él, sin titubear, como lo harán muchos el lunes 12. Permítanme recordarles, que en su segunda apertura de la temporada, contra Oakland, equipo de Play Offs, se extendió con un picheo perfecto por seis entradas y un tercio. 

Progreso recortado

Sé que las especulaciones son inútiles, pero hay casos como este de Ohtani, que nos obligan a entrar en ese territorio escabroso preguntándonos: ¿Hasta dónde hubiera llegado de no ser golpeado por tantos problemas? Lo de la ampolla, se presenta en su tercer inicio, lanzando contra los Medias Rojas y David Price. Boston estaba con balance de 13-2 y California, con Ohtani, tenía 13-3 en un inicio imprevisto. Después del jonrón abridor de Mookie Betts, Ohtani solo caminó un inning más y el mánager Scioscia se vio obligado a retirarlo, sufriendo su primer revés. Con balance de 4-1, fue enviado a la lista de inhabilitados el 6 de junio, y no volvió a ser visto como monticulista hasta el 2 de septiembre, perdiendo por segunda vez, ahora contra los Astros sin poder cerrar el tercer inning. Una reaparición que encendió las alarmas. La temporada de Andújar ha sido extraordinaria y la embestida de Torres, espectacular, pero yo votaría por Ohtani, quien en el mes de septiembre, sin poder lanzar, se voló siete veces las cercas y empujó 18 carreras. Por el bien del beisbol, frente a la inevitable operación en el codo, todos estamos cruzando los dedos.