• Panama, Panama. |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Cuando una selección nicaragüense compite en determinado torneo y en sus filas cuenta con jugadores firmados por organizaciones de Grandes Ligas, de estos se espera un rendimiento superior al del resto de peloteros, sobre todo por su experiencia en los circuitos de Ligas Menores. Consciente de esto, Tristan Hansack, firmado en el 2017 por los Nacionales de Washington, se propuso ser incidente con la selección Sub-18 en el Campeonato Panamericano, y al menos en el primer juego lució excelente a la ofensiva, conectando tres hits en cinco turnos al bate.

“Le doy gracias a Dios por esos imparables y por la oportunidad que me ha dado de ser parte de esta selección que ya debutó con una victoria. Estoy consciente que como primer bateador de la alineación mi trabajo es alcanzar base y hoy demostré que soy capaz de hacerlo. Pude trabajar muy bien mi swing y mostrarme selectivo en el cajón de bateo, eso me ayudó demasiado ante los mexicanos”, dijo el jardinero central costeño, hijo del ex lanzador de Grandes Ligas Devern Hansack.

“Mi objetivo es ser incidente en el partido, y hoy pude hacerlo”, señaló el veloz artillero, quien conectó un sencillo al bosque central y anotó la tercera carrera de Nicaragua en el quinto episodio, y que una entrada más tarde se convirtió en el artífice del 5-0 con un triple por la pradera izquierda.

Consultado sobre el desempeño de la selección contra México, Hansack manifestó que “todo el equipo hizo un partido muy bueno, sentí que algunos se pusieron nerviosos cuando México empezó a recortar distancia y quizás por eso surgieron algunos errores. Pero en realidad creo que tuvimos una gran actuación ante un rival exigente”.

Bone, mejorado

Por su parte, Rodolfo Bone, firmado el año pasado por los Gigantes de San Francisco, también fue incidente en el triunfo nicaragüense conectando tres cañonazos, entre ellos un doblete en el séptimo capítulo. “Gracias a Dios pudimos conseguir un triunfo tan importante como este, y creo que es el resultado de que todos nos entregamos al ciento por ciento en el terreno de juego”, dijo el receptor titular de la selección, añadiendo sobre su actuación personal que “en República Dominicana he trabajado mucho en mejorar mis habilidades como cácher y también como bateador, eso me ha servido para tener avances en mi mecánica, los cuales me siento contento de haberlos demostrado ante los mexicanos, sobre todo porque pude aportar a la causa de la selección”.