• Panamá |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

De súper noquear a ser noqueados, tanto pueden cambiar las cosas de un día para otro. De ello puede dar fe la selección de Nicaragua, que tras vapulear a Guatemala en el cierre de la primera vuelta, inició la segunda derrumbándose por completo frente a Canadá.

En un duelo en el que el picheo se presentó con credenciales de fácilmente descifrable y el bateo solo fue capaz de conectar 3 imparables, el equipo nicaragüense cayó 14-1 en el estadio Rico Cedeño, el escenario en el que se está jugando la “súper” ronda del Campeonato Panamericano Sub-18. Ahora, el reto de clasificar al Mundial del próximo año es más complicado, pues con récord de 0-2 hay que enfrentar en fila a Venezuela, República Dominicana y Estados Unidos.

Nadie se atrevió a decir que ante Canadá sería un partido fácil, pero tampoco se esperaba una derrota así de estrepitosa. Tan pronto como el picheo titubeante del abridor Elsner López se los permitió, los canadienses fabricaron una considerable ventaja en el primer episodio, como lanzando una seria advertencia de sus no amigables pretensiones.

El primer desborde ofensivo de los norteamericanos fue tan rápido y contundente que sí dio miedo: doblete del primer bate Daniel Carinci al primer lanzamiento, base por bolas negociada por Owen Diodati y el bambinazo de LaRon Smith que se extendió más allá de los 320 pies del jardín izquierdo, fueron suficientes para pintar el 3-0 en la pizarra. Obviamente era una mala señal, aunque no un marcador que obligara a dar el juego por sentenciado.

Caos total

Pese a fallar en los dos primeros turnos al bate, aires de esperanza soplaron el dogout nicaragüense cuando López consiguió sacar la segunda entrada sin mayor problema que un golpe propinado. Sin embargo, con la ofensiva siendo maniatada por el picheo dominante del gigante Ben Abram, el caos volvió en el cierre del tercer inning, cuando los contrarios ampliaron su ventaja a 9-0.

Con dos outs en la pizarra y un corredor en posición anotadora, López, caracterizado por un buen comando de sus picheos, se descontroló y de forma consecutiva regaló dos bases por bolas y un golpe, permitiendo la cuarta carrera en su contra. Luego admitió tres imparables de forma sucesiva, entre ellos un triple de Carinci, y tras un exceso de castigo recibido fue relevado por Kenny Cruz, quien con un ponche acabó con ese fatídico tercer episodio.

Una entrada más tarde, Cruz también fue sacudido. Tras otorgar una transferencia gratuita, recibió un doblete y un sencillo, con lo que la selección canadiense llegó a 11 carreras, respondiendo de esa forma a la única anotación de Nicaragua en la parte alta del cuarto inning. Dos episodios después, con Felipe Aguilar, el jardinero derecho titular, en el montículo, Canadá aprovechó un error, un golpe y par de dobletes para sellar el 14-1. No había más que hacer, la derrota estaba consumada.

Panorama sombrío

Tras este resultado, Nicaragua tiene récord de cero triunfos y dos reveses, pues carga la derrota sufrida ante Panamá, el otro clasificado del grupo C. De tal manera que sus opciones de clasificación al Mundial del próximo año se han disminuido, aunque en el campamento nica se cree firmemente en triunfar ante Venezuela (hoy a las 9:00 a.m.) y República Dominicana (mañana a las 9:00 a.m.), dos victorias que de concretarse serían útiles para al menos pelear el cuarto puesto del evento. Una derrota hoy frente a los venezolanos, prácticamente dejaría fuera del Mundial a la tropa comandada por Jorge Luis Avellán.