•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Eddler Reyes con un relevo de 2.1 episodios, incluyendo un cierre soberbio para defender la ventaja de dos carreras conseguida sacándole provecho a la regla de la muerte súbita,  fue el ganador del partido en el que Nicaragua superó a Venezuela 6-4 en diez episodios, un triunfo necesario para volver a la vida en la segunda vuelta del Campeonato Panamericano Sub-18.

En un cierre propio de un guion de película, ambos novenas terminaron los nueve episodios empatadas 4-4, estirando la angustia hasta el décimo capítulo, en el que Nicaragua, gracias al oportuno imparable de Carlos Bravo y el efectivo toque de pelota de Anthonny Bassett, hizo anotar a los dos corredores que por regla fueron puestos en primera y segunda, tomando una ventaja que Venezuela no podría ni siquiera empatar, pues se encontró con un cierre monumental de Reyes, quien con un out en la pizarra hizo batear para doble play al cuarto en la alineación.

Así el combinado nacional mejoró su récord a una victoria con dos derrotas y aún sueña con el Mundial del próximo año. 

¡Qué importante fue haber iniciado el encuentro golpeando fuerte al abridor venezolano! Sobre todo para recuperar confianza tras el duro revés sufrido el día anterior ante Canadá. Tan solo en la apertura del primer episodio, Nicaragua mostró su capacidad ofensiva y se adelantó 2-0.

El líder de la alineación, Tristan Hansack, conectó un hit dentro del cuadro, avanzó a segunda por un roletazo de Felipe Aguilar y anotó la primera carrera gracias a un sencillo de Rodolfo Bone, el receptor que pertenece a la organización de los Gigantes de San Francisco.

De inmediato, Milkar Pérez ligó otro imparable a la zona del bosque izquierdo y tras una rola de Carlos Castillo, una jugada de escogencia propició la segunda anotación. Dos entradas más tarde, Luis Arias con un sencillo al bosque derecho y Gustavo Arana con un triple por el central se combinaron para mover el marcador a 4-0.

Zapata se creció, hasta que… 

Mientras la ofensiva se encargaba de ponerle cifras al marcador, el abridor Axel Zapata se agigantaba frente a la artillería venezolana, llegando incluso a frustrar al extremo a más de un bateador.

Haciendo gala de sus picheos rompientes y de una serenidad solo vista en los tiradores experimentados, el derecho de Chinandega fue retirando adversarios sin atravesar mayores dificultades, hasta que en la sexta entrada, cuando ya había cumplido con su misión pero pretendía ofrecer más de su apoyo a la selección, su brazo cansado no dio para más y tras un ataque de dos imparables y una base por bolas que resultó en el 3-1, fue obligado a salir del montículo.

En su lugar apareció Sergio Umaña, ante quien los suramericanos le dieron vuelta a la pizarra 4-3 aprovechando par de imparables y un lanzamiento descontrolado.   

Sin embargo, la reacción de Nicaragua no se hizo esperar y en la parte alta del séptimo, infieldhit de Hansack y sencillos consecutivos de Bone y Milkar fueron suficientes para emparejar las acciones.  

Cierre dramático

El duelo permaneció empatado hasta la novena entrada, por lo que fue necesario jugar un episodio más y aplicar la regla de la muerte súbita. De tal manera que Nicaragua inició el décimo inning con Rodolfo Bone corriendo en la intermedia y Milkar Pérez en la inicial, escenario en el que Carlos Castillo hizo avanzar a los corredores con un batazo por la primera, Carlos Bravo quebró el empate con un imparable por el jardín izquierdo y Anthonny Bassett puso el 6-4 con un efectivo toque de pelota.

En el cierre del episodio, Venezuela gozó del mismo privilegio de iniciar la tanda con dos corredores en circulación, pero se toparon con Eddler Reyes, el relevista chontaleño que había entrada en el octavo inning en sustitución de Umaña, quien había sido impactado por una línea violenta. Eddler cerró su brillante relevo dominando a César Rodríguez en un elevado a la pradera derecha y al cuarto bate Víctor Heredia en un roletazo fácil para doble play, sellando el importantísimo triunfo que le permite a Nicaragua seguir s
oñando con meterse entre los cuatro mejores del torneo.