• Panama |
  • |
  • |
  • Edición Web

Con el boleto al Mundial Sub-18 del próximo año en el bolsillo, el mánager Jorge Luis Avellán ha puesto la mirada en conquistar la medalla de bronce del Campeonato Panamericano que se juegaen Chitré, Panamá, para lo cual deberá vencer a la fuerte selección de Canadá, un reto gigantesco si se toma en cuenta que dicho rival ya noqueó a Nicaragua en siete episodios con marcador de 14-1.

Pese a esto, el timonel confía en el coraje de sus muchachos y asegura que todo el equipo entregará su mayor esfuerzo en busca de quebrar los pronósticos y quedarse con la presea del tercer lugar.

Indicó que ya cumplieron con la principal meta que era clasificar al Mundial que se realizará en Corea del Sur en el 2019. Sin embargo, ahora que también se les ha presentado la oportunidad de disputar una medalla, quieren aprovecharla.

"Estoy consciente, y también los muchachos, de que este es un desafío duro, pero estamos listos para enfrentarlo. Hemos entregado lo mejor en cada partido y este no será la excepción, daremos nuestro mayor esfuerzo para llevar esa medalla a Nicaragua”, expresó Avellán, como quien tras haber alcanzado su objetivo principal cree tener el ímpetu para seguir en busca de más.

Un gran logro

Tras la clasificación de Nicaragua al Mundial del próximo año, Avellán resaltó la magnitud de ese logro, sobre todo por la calidad de los rivales enfrentados.

“Participar en este campeonato era un gran reto, principalmente por el nivel de competitividad, pues vinieron las mejores selecciones del mundo, sin incluir a los equipos asiáticos. Incluso, muchachos como Felipe Aguilar y Carlos Castillo, que estuvieron en el Mundial del año pasado en Canadá, me han dicho que este torneo está mucho más fuerte", destacó Avellán.

Jorge Luis Avellán, el mánager de la selección de Nicaragua.

Precisamente entre tanto rival "duro", es que según Avellán, han logrado hacer un gran torneo, pese a que desde el inicio les quitaron a dos jugadores importantes como Elián Rayo y Lesther Medrano.

“Los chavalos se han entregado por completo a esta causa desde que fueron convocados a la preselección, y estoy seguro de que en cada jugada y en cada turno al bate han entregado lo mejor de ellos”, dijo Avellán, como un padre que se enorgullece del esfuerzo realizado por su hijo.

Claves de la clasificación

El mánager de la tropa nica considera que uno de los factores que favoreció esta clasificaciónn fue la serie de partidos de fogueo y la gran preparación física de los muchachos.

Además, les ayudó mucho haber jugado en el Pomares Sub-23, que si bien es cierto no es de un nivel tan fuerte como el que se experimenta en este Campeonato, les permitió ir acoplando al equipo, hasta saber cómo alinear a la ofensiva y ordenar la rotación.

“La salida de Lesther Medrano y de Elián Rayo fue un golpe muy duro para nosotros, porque ya teníamos una alineación definida e incluso una rotación contando con ellos, pero al final tuvimos que hacer cambios y gracias a Dios los muchachos supieron acomodarse. Esa adaptación rápida a
las modificaciones, también fue clave para que hayamos clasificado. Cierto es que se han cometido algunos errores pero lo importante es que no se ha fallado en pelear cada juego”, aseveró el otrora seleccionado nacional.

Según Avellán, para esta clasificación fue importante el protagonismo que adquirieron jugadores como el receptor Rodolfo Bone, luciendo como un adulto detrás del plato; el jardinero central Tristan Hansack, dinámico e incidente en cada partido.

También se lució el tercera base Milkar Pérez, capaz de fortalecer la ofensiva; Keylon Downs, un abridor de grandes retos; Sergio Umaña, un relevista solvente en cualquier situación; Anthonny Bassett, un guante seguro en el shortstop; y Carlos Castillo, un defensor con una versatilidad admirable, aseguró Avellán.

Un total de cinco victorias con dos derrotas es el récord de Nicaragua sumando su actuación en la primera y la segunda vuelta del Campeonato Panamericano.