• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

No hubo sorpresas en el estadio nacional, el Managua FC sentenció anoche a los Caciques del Diriangén, y es finalista del torneo Clausura de la Liga Primera. Enfrentará al Real Estelí, el equipo que nunca falla en esta citas y que le pasó por encima al Juventus FC, ganándoles 5-2 en la vuelta, adjudicándose la eliminatoria 7-3 en el global.

Este domingo, el Managua FC no fue un torbellino como en Diriamba. Francamente no era necesario ver un desborde de los capitalinos cuando en la ida ganaron 2-1 y regresaron a casa con ese colchón de marcar dos goles de visita. Ayer abrió el marcador Edward Morillo en el minuto 26 y en el 62’ Jeffrey Araica anotó el 2-0, certificando el pase a la final. A estos Caciques les faltó hambre, defensivamente se mostraron frágiles como un papel y carecieron de profundidad ofensiva.

Error y gol

Nada le salió bien a los Caciques. Si en lo futbolístico ofrecieron poco, en lo individual también les tocó bailar con la más fea. En el 62’, el arquero Brandon Mayorga cometió un error gravísimo que terminó en el segundo gol de los capitalinos. En un gran desborde por la banda izquierda, Araica se metió a la línea de fondo, ejecutó un centro muy pegado al palo del arquero, Mayorga le metió un manotazo, provocando que la pelota fuera dentro del arco. En ese momento, el Diriangén ya era un muerto caminando por la cancha.

A pesar de que todo estaba perdido, los Caciques dispusieron de una gran oportunidad para estrechar el marcador. Daniel Reyes con un cabezazo estuvo muy cerca de marcar el 1-2, sin embargo, se encontró con una mano providencial de Justo Lorente. Más tarde en el 71’, Lucas Dos Santos con un gran disparo de zurda provocó una gran atajada de Mayorga. En los minutos finales no hubo mucha acción. Diriangén ya estaba derrotado y el Managua FC controló el desafío sin pasar apuros.