•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante los nueve partidos que la selección nacional disputó en el Campeonato Panamericano Sub-18, hubo jugadores que fueron incidentes desde el primero hasta el último, convirtiéndose con su bateo, su picheo, su defensa y hasta su liderazgo en piezas claves de la clasificación al Mundial de Corea del Sur 2019. Algunos fueron incluidos en el equipo Todos Estrellas del torneo, otros no recibieron el mismo reconocimiento pero su aporte es incuestionable. Unos saltan a la vista como los protagonistas por sus nombres y reconocida trayectoria, mientras otros, desde el anonimato, fueron tan útiles que dieron un salto a la notoriedad. Aquí un detalle de los peloteros que sobresalieron en la consagración de Nicaragua como una de las cuatro mejores selecciones de toda América. 

Los tres firmados

Desde el inicio del torneo las miradas estaban puestas en las figuras de Tristan Hansack, prospecto de los Nacionales de Washington; Rodolfo Bone, de los Gigantes de San Francisco; y Milkar Pérez, de los Marineros de Seattle. Los tres consiguieron ser incluidos en el All-Star del Campeonato, respondiendo con creces a las expectativas creadas alrededor de ellos. Hansack, el jardinero central indiscutible, fue también un primer bate de altura, capaz de embazarse de una y mil maneras. Fue el mejor bateador del equipo desde el primero hasta el último día del torneo, y su liderazgo permanente, sobresaliendo como un gran animador, también lo convirtió en figura clave.

Milkar Pérez fue un tercera base eficiente todo el tiempo, y aunque no fue ajeno a los errores, mostró una gran solvencia en la antesala, tanto parando batazos como poniendo outs a corredores en primera, luciendo su potente brazo. Desde el cajón de bateo también supo responder  y fue factor fundamental en varios operativos ofensivos. 

El receptor Rodolfo Bone fue clave en el manejo del picheo nicaragüense.  Harold Briceño/END

Por su lado, Rodolfo Bone también estuvo activo como bateador, apareciendo en momentos oportunos. Sin embargo, su mayor aporte a la selección fue desde atrás del plato, dirigiendo a los lanzadores. “Tener a Bone como receptor es muy importante, pues por su experiencia da la impresión de ser un cácher adulto”, dijo el Mánager Jorge Luis Avellán sobre el prospecto nicaragüense. 

Salto a la notoriedad

El mejor ejemplo es el de Sergio Umaña, no tan conocido como los tres anteriores, pero talentoso en gran medida, tanto, que los Piratas de Pittsburgh decidieron firmarlo. Umaña dominó a Guatemala, frenó a Venezuela y se fajó tremendamente contra Canadá en el duelo por la medalla de bronce. Sin duda, una de las figuras de esta selección Sub-18. 

Otro que también salió del anonimato al protagonismo fue el costeño Keylon Downs, autor de dos aperturas dominantes. Primero limitó a un imparable a los panameños en 5.2 episodios y luego solo permitió dos cañonazos en cinco entradas frente a República Dominicana, selección ante la cual se apuntó la victoria.   

En esta lista alcanza a la perfección Kenny Cruz, quien fue incluido en el equipo Todos Estrellas como el mejor lanzador derecho, y no es para menos, pues en 9.2 episodios trabajados a lo largo de tres juegos no permitió carreras limpias. Su trabajo como relevista fue efectivo y de gran incidencia en el buen desempeño de la selección. 

Otro cuyo nombre no goza de un alto nivel de popularidad, pero demostró tener potencial, es Elsner López, el líder de la rotación. Es cierto que falló en par de ocasiones contra Canadá, pero su victoria ante México en el inicio del torneo fue clave para que Nicaragua pasara a la segunda vuelta y ahora esté clasificada al mundial.

En una sección de mención especial están Anthonny Basset, cuya defensa en el shortstop atrapó la atención de varios scouts, pero una lesión cortó sus proyecciones en el campeonato; también Eddler Reyes, el relevista chontaleño que tras fallar contra Panamá en la novena entrada, se reivindicó apuntándose la victoria con un gran relevo ante Venezuela. Bateadores como Carlos Castillo, Carlos Bravo, Luis Arias y Felipe Aguilar, también deben ser considerados.

El cuerpo técnico

La escogencia de Jorge Luis Avellán como el mejor mánager del torneo habla muy bien del cuerpo técnico de la selección Sub-18 integrado además por José Luis Quiroz, Franklin López y Dorian García. Los lanzadores no hubieran lucido al nivel que lo hicieron sin las indicaciones dictadas desde el dogout por Quiroz, un entrenador de picheo con suficientes credenciales para ejercer tal función; y los bateadores no hubieran alcanzado el rendimiento mostrado sin la incidencia de López, un experimentado en la materia. De tal manera que entre las claves de la clasificación al Mundial debe aparecer el aporte del cuerpo técnico, que fue capaz de guiar jugada a jugada a un grupo de jóvenes, cuyo talento necesita de su experiencia.

Tristan Hansack fue un jugador eficiente y muy incidente con la selección. Harold Briceño/END

El Mundial se jugará del 30 de agosto al 8 de septiembre

Una vez finalizado el Campeonato Panamericano Sub-18 que se realizó en Chitré, Panamá, donde Nicaragua se ubicó entre las cuatro mejores selecciones de América, la Confederación Mundial de Beisbol y Softbol (WBSC, por sus siglas en inglés) anunció que el Campeonato Mundial de la categoría se realizará entre el 30 de agosto y el 8 de septiembre del 2019 en Gijang, Corea del Sur.

De acuerdo con la información presentada por la Confederación, serán 12 las selecciones que participarán en el Mundial, de las cuales ya están confirmadas Suráfrica, Japón, China Taipéi, Corea del Sur, Holanda, España, Estados Unidos, Panamá, Canadá y Nicaragua. Hasta el momento hace falta que Oceanía confirme a su representante y que se notifique cuál será la selección que ocupará el comodín.

El representativo de Nicaragua clasificó al Mundial tras una destacada participación en el Campeonato Panamericano, en el que se ubicó en la cuarta plaza, con un récord de cinco victorias y cuatro derrotas, posicionándose por encima de otras potencias del área como Venezuela, República Dominicana y Cuba.