•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es difícil entender como Oliver Flores (27-3-2, 17 nocauts), un peleador talentoso, con buen récord y que en su reciente aparición estuvo muy cerca de noquear al prospecto boricua Félix Verdejo, pasé casi dos años sin pelear, sumergiéndose en una inactividad que no tiene lógica, internado en el gimnasio de León, calentando su cuerpo muchos meses meses sin recibir combates de forma regular.

Finalmente Flores peleará en este cierre de año. El púgil volverá al ring el próximo 17 de diciembre en República Dominicana. Todavía no tiene rival confirmado pero sí los boletos para emprender el viaje junto a su padre y entrenador. “Inicialmente me dijeron que pelearía en Colombia, no obstante, después me cambiaron la señal y tendré acción en República Dominicana. El rival me lo confirman en los próximos días”, dijo el peleador leonés. 

Flores peleó por última vez en febrero de 2017 ante Verdejo en Puerto Rico, donde perdió por decisión unánime, pero dejó una soberbia impresión. Estuvo cerca de noquear al boricua y dar un salto brutal a combates más importantes, pero le faltó ese instinto asesino para finiquitar las acciones. Se habló de una revancha que nunca llegó.

“Esta pelea se pactó en 137 libras porque tengo más de un año sin pelear. Tras este combate regresaré a 135, mi peso natural. Realmente me siento fuerte, jamás me alejé del gimnasio en este tiempo inactivo, he estado entrenando con mi padre. Espero que después de este combate vengan mejores oportunidades”, aseveró Flores.