•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El prospecto Melvin “Melo” López pelea esta noche en el auditorio Bryan Glazer de Tampa Bay, Florida. Enfrentará al brasileño Aldimar Silva, en busca de cosechar su sexto triunfo en el 2018, un año positivo para “Melo”, que le ha servido no solamente para crecer en lo profesional, también en el plano personal, pues, prácticamente le ha tocado residir todo estos meses en Miami, Florida, bajo el abrigo de su apoderado William Ramírez y el entrenador cubano Moro Fernández.

Pero, ¿Quién es Silva?, ¿Representa un peligro? La teoría indica que “Melo” debe derrotar al brasileño sin atravesar muchas dificultades. Silva es un peleador de 37 años, con 21 victorias (13 nocauts) y 14 derrotas. Nunca ha peleado título del mundo, pero sí ha disputado cetros regionales del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y ha enfrentado a peleadores de nombre como el ya retirado Jorge “El Travieso” Arce, mexicano, que venció a Rosendo Álvarez en su momento, y también perdió ante Robinson Castellanos.

De sus últimos ocho combates, Silva solamente gana dos, pierde seis. Con “Melo” sucede todo lo contrario, el 2018 es su mejor año desde que arrancó su carrera profesional en el 2014, acumulando seis victorias, de estas dos son en Nicaragua y tres peleando en Estados Unidos, y una en Filipinas. 

Si logra derrotar a Silva, “Melo” terminará el año con balance de 18 victorias sin derrotas. Hasta el momento suma 10 nocauts. Además se mantiene como campeón juvenil 118 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y es dueño del cinturón NABO de la Asociación Mundial de Boxeo, siempre en la categoría de las 118 libras. En el 2019, López podría tener su primera oportunidad eliminatoria o ir directamente por campeonato del mundo en una categoría llena de tiburones y leones.