• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los Indios del Bóer, imparables en su marcha triunfal e implacables con su ofensiva, doblegaron en 11 entradas al combativo equipo de Rivas en el Estadio Nacional Dennis Martínez, para mejorar su récord a seis victorias con solo dos reveses, consolidándose en la cima de la Liga profesional.

Con el duelo empatado a tres carreras, Javier Robles, que había fallado durante toda la noche, conectó una línea violenta por la antesala que sirvió para empujar a Janior Montes con la carrera que dejó en el terreno a los sureños, quienes al caer con pizarra de 4-3 también se hundieron en la clasificación.

Durante el primer tercio del encuentro el marcador permaneció empatado a cero carreras, pese a las constantes amenazas de ambos equipos ante el titubeante picheo abridor de Fidencio Flores y Gustavo Martínez.

Fue hasta en el cuarto episodio que la pizarra sufrió la primera modificación y fue cortesía de los Indios, quienes aprovechando el descontrol de Gustavo se adelantaron 2-0. Jilton calderón abrió la tanda conectando un doblete por el jardín izquierdo, Víctor Muñoz e Iván Hernández recibieron bases por bolas para llenar las almohadillas, escenario en el que aparecieron Ronald Garth con un fly de sacrificio y Janior Montes con un sencillo para impulsar las dos primeras anotaciones del Bóer, que una ronda más tarde amplió su ventaja a 3-0.

Mientras Martínez era descifrado, Fidencio Flores mantenía silenciados a los Gigantes, completando hasta el sexto episodio una labor dominante de solo un imparable, cuatro ponches y tres bases por bolas.

Sin embargo, tras su salida, los rivenses consiguieron recortar distancia en el marcador, gracias al flojo relevo de Randy Pondler, quien después de darle pasaporte a Wuilliams Vásquez fue víctima de los imparables consecutivos de Luis Allen y Melvin Novoa, con lo que los sureños se acercaron 3-1. La amenaza pareció ser más peligrosa, pero Juan Bermúdez sustituyó a Pondler y sin atravesar mayores apuros dominó a Moisés Flores y a Omar Obregón.

Resurgir para luego morir

En el noveno inning, el mánager Julio Sánchez envió a la colina a Jorge Bucardo para que rematara a los Gigantes, pero no fue así. Vásquez lo sacudió con un doblete y Ambriorix Franco le negoció base por bolas, para que luego Luis Allen con un toque pusiera en posición anotadora a ambos corredores. Fue entonces cuando Melvin Novoa con un fly de sacrificio estableció el 3-2 y Moisés Flores con un sencillo empató las acciones.

El desafío se extendió hasta la undécima entrada, cuando Janior Montes estremeció con un doblete a Wilfredo Pinner, avanzó a tercera por un toque de sacrificio de Darián González y anotó por un indiscutible oportuno de Javier Robles, dejando tendidos en el terreno a los rivenses, que se hundieron en la tabla de posiciones al desmejorar su balance a dos triunfos con seis reveses.

León supera a chinandega

En el otro duelo de la jornada, en duelo de felinos, los Leones de León superaron 6-2 a los Tigres de Chinandega, con victoria para Jabier Herrera y derrota para Manuel Cachutt. De esta manera los melenudos mejoraron su balance a cinco victorias con tres derrotas para situarse en la segunda plaza, mientras que los chinandeganos cayeron a 3-5, ubicándose en el tercer lugar.