•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay lamentos, pero no dramas, alrededor de la presencia de lo imprevisto en la última fecha de la fase de grupos correspondiente a la Champions 2017-2018 efectuada ayer. Dos de los derrotados, fueron el Real Madrid, que se ha coronado en las tres últimas ediciones impulsado por Cristiano, ahora el gran ausente, y el Juventus, inyectado de un optimismo sin medida por haber conseguido el aporte del portugués.

Este Real Madrid tan desconcertante bajo el mando de Lopetegui, lo sigue siendo con Solari, y su derrota por 0-3 en el Bernabéu, fue decepcionante, como la actuación de la mayoría de sus estrellas mientras el súbitamente devaluado Isco, se peleaba con las tribunas, y Courtois era tratado como un arquero de patio, en tanto el Juventus, con esa plantilla capaz de iluminar Turín, era doblegado en Suiza por el discreto Young Boys 2-1, con Paulo Dybala evitando “la blanqueada” con un gol en el minuto 80… Agreguen el revés sufrido por el United ante el eliminado Valencia por 2-1, que viaja a la Liga Europea, y la victoria del equipo checo Viktoria PiLzen por 2-1 sobre el aturdido Roma.

Los líderes de grupo

Los equipos ganadores de los cada uno de los ocho grupos fueron el Real Madrid de irregular rendimiento, sin esa autoridad que lo caracterizó en los años recientes; el Barcelona, que se mantuvo apegado a ese futbol de toque y triangulaciones con el francés Dembélé mostrando una utilidad que había estado oculta; el Juventus, con una delantera capaz de demoler montañas jefeada por el Cristiano humeante que todos conocemos; el París Saint Germain de Neymar, Mbappé y Cavani, que supo cerrar fuerte después de haber estado en serio peligro de descarte; el impetuoso Borusia Dortmund alemán que arrancó como un tiro, perdió ritmo pero logró sostenerse en la cima; el Manchester City manejado por Guardiola, ansioso por abrirse paso hacia la final, que cerró la fase de grupos imponiéndose al Hoffenheim 2-1 con par de golazos de Leroy Sané; el Bayer símbolo del futbol alemán, que ha perdido mucho de su viejo brillo y atravesó algunas dificultades; más el Oporto de Portugal.

Los ocho sublíderes

Detrás, como segundos lugares, sobrevivieron el bravo Atlético de Madrid algo trabado y sin Diego Costa, necesitando del mejor Griezmann; el Roma, de crecimientos imprevisibles; el Liverpool inglés, finalista este año retando al Real Madrid; el amenazante Tottenham de Inglaterra; el joven y evolucionado Ajax de Holanda que empató 3-3 con el Bayern en un duelo huracanado; el Manchester United de Mourinho, sin dejar constancia de estar para algo grande, pero contando con llamativas individualidades; el Shalke 04 y el sorprendente Olympique de Lyon…

Pese a todo lo ocurrido, el favoritismo del Juventus con su impresionante capacidad de agresión, aunque un poco agrietado después de verlo perder dos veces, se mantiene, según el criterio de los entendidos, que ahora ven al Barcelona muy funcional y con un Lionel Messi nada afectado por el desgaste y siendo tan incidente como siempre, con posibilidades de regresar a una final… No pueden enfrentarse equipos que hayan estado en el mismo grupo ni aquellos del mismo país
. Los equipos clasificados como líderes, jugarán el retorno en su patio.