•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Liderados por el bravo rugido ofensivo de Dwight Britton, protagonista de dos cuadrangulares e impulsador de tres carreras, los Leones de León ganaron el juego de tronos a los Indios del Bóer con pizarra de 10-2, adueñándose del liderato de la Liga Profesional con un récord de siete victorias y tres derrotas, un duelo por encima de los capitalinos, que desmejoraron su balance a 6-4. Tras el conseguido anoche, los felinos llegaron a cinco triunfos consecutivos, consolidándose como un equipo duro de vencer.

La ofensiva de León arrancó el encuentro presentando contundentes credenciales de su capacidad productiva, y víctima de ello fue Manuel Soliman, el abridor de los Indios que fue seriamente golpeado desde muy temprano.

 ​​León alcanza la cima

El 1-0 lo puso Dwight Britton con un tremendo cuadrangular en la primera entrada, y luego, en el segundo episodio, Ofilio Castro produjo la segunda anotación felina con otro batazo que se extendió hasta pasar por encima del muro izquierdo.

Los leoneses derrotaron al Bóer por segundo juego consecutivo.

El Bóer intentó recortar distancia en el cierre del inning número dos, pero con un out en la pizarra y Juan Carlos Urbina e Iván Hernández en circulación, el primero por infieldhit y el segundo por base por bolas, Ronald Garth fue obligado por Willy Paredes a batear un roletazo que propició una jugada de doble matanza.

Indios despiertan

Tras el huracanado inicio de los leoneses, Soliman enderezó su actuación y empezó a fajarse con Paredes, su rival en el montículo. No es que hayan estado muy dominantes, sino que a base de experiencia consiguieron salirse de ciertos problemas. Por ejemplo,  en el cierre del cuarto capítulo, los indios colocaron a dos corredores en base con solo un out, pero el abridor de los melenudos hizo fallar a Juan Carlos Urbina en batazo para dobleplay.

 Indios hunden a Rivas y se consolidan en la cima

En el siguiente inning, fueron los felinos los que amenazaron con ampliar su ventaja poniendo a dos en circulación, pero Soliman dominó a Adrián Moreno en elevado a los jardines, saliendo del apuro.

Los leoneses derrotaron al Bóer por segundo juego consecutivo.

Fue hasta en el cierre de la quinta ronda que el Bóer despertó y aprovechando un error de sus adversarios emparejó el marcador. Después de poner fuera fácilmente a Iván Hernández y Ronald Garth, Paredes se metió en dificultades dándole base por bolas a Janior Montes y recibiendo imparable de Darian González, luego de lo cual el parador en corto Brandon Leyton falló en el fildeo de un roletazo conectado por Javier Robles, propiciando con su pifia la primera anotación capitalina. Acto seguido, Juan Silverio con un cañonazo por el central puso el 2-2 y provocó la salida de Paredes, cuyo lugar fue tomado por  Esteban Pérez.

Fuerte rugido

La respuesta de la tropa dirigida por Sandor Guido no se hizo esperar y exactamente una entrada posterior al reaccionar de los Indios, quebró el empate y fabricó una ventaja de tres carreras. Soliman salió tras darle transferencia gratuita a Britton y Ofilio, y fue relevado por Randy Pondler, quien golpeó al emergente Mark Joseph para llenar las almohadillas y permitió el sencillo de Rafael Estrada que movió la pizarra a 4-2.

 Bóer apalea a los Tigres

A continuación, con José Elías Villegas en el montículo, Benjamín Alegría ligó una línea por el bosque izquierdo para remolcar desde la antesala a Joseph con la quinta carrera felina. El Bóer llenó las almohadillas en el cierre, pero fallaron Garth y Janior Montes ante Milton Benavidez.

Los leoneses derrotaron al Bóer por segundo juego consecutivo.

En el séptimo capítulo frente al novel lanzador Wilfredo Miranda, Britton volvió a tumbar la cerca con uno en circulación y Enmanuel Meza conectó un doblete impulsador de dos carreras, para ampliar la ventaja de los melenudos a 9-2. En el noveno los felinos anotaron su décima anotación, estableciendo el marcador definitivo. La victoria fue para Esteban Pérez y la derrota para Soliman. 

Gigantes, ¡por fin!

Después de cuatro derrotas consecutivas, los Gigantes de Rivas pusieron fin a su martirio doblegando 8-4 a los Tigres de Chinandega, apoyándose en una extraordinaria labor como relevista de Erasmo Reyes, ganador del juego, y un despliegue ofensivo de 13 imparables.

 Con Marck Joseph como punta de lanza, León doblega al Bóer

Yosmany Guerra, Ambriorix Franco y Ramón Flores, cada uno con dos cañonazos, y Wuilliams Vásquez con tres impulsadas, fueron fundamentales para que el conjunto rivense mejorara su récord a 3 victorias con siete reveses. Por su parte, los Tigres cayeron a cutro éxitos con seis descalabros.