•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En las finales de futbol muchas veces poco o nada pesan los antecedentes de temporada regular. Eso lo sabía bien el Real Estelí, que a pesar de no ser favorito ante el Managua FC, tomó la estafeta jerárquica que se ha ganado en los últimos 15 años a nivel nacional, para dominar a los Leones Azules en los dos partidos de la gran final; sin embargo, la falta de contundencia le pasó factura al equipo norteño. Sin goles no hay paraíso, falló el Tren del Norte, marcaron los capitalinos y así se escribió la historia del Apertura de Liga Primera en el Estadio Nacional.

El futbol premió al Managua FC, el mejor equipo de la temporada regular, flamante líder con 44 puntos, llegando a la final con una racha de 12 triunfos consecutivos. Condenado quedó el Real Estelí, sublíder del certamen, superior futbolísticamente a los Leones Azules en los 180 minutos de juego de la final y también en los 30 de tiempo extra.

Faltó un delantero

 Al Real Estelí le faltó lo que al Managua FC le sobró en esta final: un delantero contundente. Estelí tuvo posesión, profundidad, opciones creadas, pero nunca apareció el puntillazo final. De nada sirvió que Maycon Santana desbordara y volviera loco a las defensas capitalinas; sin acompañamiento el brasileño sufrió de soledad en el ataque.

Todo lo contrario sucedió con el Managua, Lucas Dos Santos quien fue un fantasma en todo el partido, apareció en el minuto 118 presionando a los defensas norteños para provocar el terrible error de Francisco Paz que terminó en un despeje fallido, el balón se estrelló en el brasileño y entró en la portería del arquero colombiano Eder Chaux.

Allí radicó la gran diferencia en la final: la contundencia. Dos Santos confirmó porque fue el máximo goleador del torneo con 15 tantos, y evidenció la carencia del Real Estelí que tuvo en Luis Galeano su máximo artillero con 8. Galeano no es un centro delantero puro, es más un jugador creativo, que funciona como enganche detrás del delantero, o bien, puede ejercer funciones de mediocampista defensivo cuando se le necesita en esa posición.

Deben renovarse

Tanto el Estelí como el Managua FC deben realizar ajustes en su plantel. En el caso del Real Estelí necesita comprar urgentemente dos delanteros jóvenes de nombre, también deben renovar su centro del campo pensando a largo plazo. Si bien es cierto este equipo con esos jugadores puede competir perfectamente a nivel local, al menos, 3 años más, sin embargo, a largo plazo pensando en la Liga de Concacaf urgen nuevas figuras.

En el caso del Managua FC que ya ganó su primer título y pase a Concacaf, es indispensable adquirir un centrocampista que pueda sustituir a Agenor Báez cuando este lesionado o simplemente requiera descanso. Sin Báez, el equipo sufre un bache ofensivo, no hay una conexión entre los mediocampistas y delanteros. El sábado desapareció Dos Santos y Edward Morillo se vio muy solo.

También el Managua debe pensar en dos medios de contención de mayor experiencia que salgan jugando con la pelota, inteligentes, creativos, y comprar un central, pues solamente Rigoberto Fuentes es lo más confiable del equipo.