•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mariano Rivera va perfecto en la votación del Salón de la Fama de Cooperstown, hasta ahora.

El gran lanzador panameño fue marcado en las primeras 54 boletas reveladas por los votantes de la Asociación de Escritores de Beisbol de América (BBWAA), de acuerdo al eficiente registro que conduce Ryan Thibodeaux anualmente. El bateador designado puertorriqueño Edgar Martínez (90.7%), el fenecido lanzador Roy Halladay (88.9%) y el pícher Mike Mussina (83.3%) también superan el 75% obligatorio para poder entrar al pabellón de los inmortales, cuando se conoce cómo votó cerca del 13% del jurado.

Otros que muestran una gran votación son los lanzadores Curt Schilling (73.6%) y Roger Clemens (71.7%) y los jardineros Barry Bonds (69.8%) y Larry Walker (64.2%). Además de Rivera y Martínez, los otros latinos que superan el 5% para mantenerse en la papeleta, al menos, por un año más son el torpedero venezolano Omar Vizquel (43.4%), los jardineros dominicanos Manny Ramírez (24.5%) y Sammy Sosa (15.1%) y el jardinero curazoleño Andruw Jones (5.7%).

Los resultados oficiales serán anunciados por el Salón de la Fama el martes 22 de enero en un programa especial del canal de Grandes Ligas. Los que superen el 75% de aprobación, acompañarán a Harold Baines y Lee Smith, quienes fueron electos por el Comité de Veteranos, en la ceremonia del domingo 21 de julio del 2019 en Cooperstown, Nueva York.

Sería el primero

Rivera, quien regularmente es reconocido como el mejor cerrador de la historia de Grandes Ligas, no solamente busca unirse a Rod Carew como los únicos nativos de Panamá en Cooperstown, sino que hasta lo que se conoce, podría hacerlo con un récord mundial. En los más de 80 años de existencia del Salón de la Fama del beisbol, ninguno de sus miembros (sí, incluyendo Babe Ruth, Hank Aaron, Willie Mays y Ken Griffey Jr.) ha sido electo con la aprobación del 100% de los electores.

Griffey, quien fue marcado en 437 de las 440 boletas (99.32%) en 2016, es quien más cerca ha estado de la perfección frente al jurado de la BBWAA.